El estilo de Duque

Rosa María Agudelo

Quince días cumple el presidente Iván Duque. Dos de los aspectos que me han gustado de su estilo es la salida a las regiones y el diálogo con la gente.

Las salidas son importantes porque le permiten ver de primera mano las necesidades puntuales. No es lo mismo la visión desde Bogotá que lo que en realidad está pasando en cada uno de los puntos cardinales de Colombia.

En los últimos 16 años tuvimos estilos de gobierno diferentes que me permiten comparar. Uno desde lo micro y desde las regiones y el otro desde lo macro en Bogotá.

Los interlocutores también eran diferentes. En el primero, el diálogo involucraba más actores, más gente del común. En el segundo, interlocutores más “cualificados”.

Me gusta más el primero. No por los resultados porque ambos pueden generar buenas y malas acciones de gobierno, sino por los procesos. El primero genera un diálogo amplio en el que más personas participan, un paso necesario hacia una sociedad más incluyente y equitativa.

Me parece imposible lograr esas dos condiciones si ni siquiera escuchamos a los ciudadanos. Estuve el viernes en el diálogo convocado por Angelino Garzón, un ejercicio en esa línea que, con todo y sus dificultades logísticas, valió la pena.

Además, en la actual coyuntura del país también es importante escuchar al Presidente sin la edición de los medios, la interpretación de los analistas y la distorsión de los memes. Su tono me gustó. Es tranquilo, pausado y didáctico.

En la socialización de sus iniciativas no usó el espejo retrovisor y argumentó de manera sencilla. Un camino que puede contribuir a disminuir la pasional polarización que vivimos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar