¡Dios mío, en qué país vivo¡

Hugo E. Gamboa Cabrera

Hace poco se creó la Sala de Instrucción en la Corte Suprema de Justicia, y allí fue elegida la abogada Cristina Lombana Velásquez, acusada por el periodista Daniel Coronell por haber trabajado hace 22 años con el abogado Jaime Granados, uno de los defensores del expresidente Uribe, y recusada por el senador Iván Cepeda, enemigo político del exmandatario.

La mencionada le tapó la boca al periodista y al senador de izquierda, con una ponencia en contra de Uribe. Lo extraño es que a Cepeda, con simpatías hacia las farc, le nombraron a su esposa en la JEP, lo que, según dicen, no es ni ético ni legal, pero él amenaza con ir a la CPI, como todos ellos, alegando que eso no es anormal.

El gobierno de Santos, que firmaba y comprometía todo con tal de desmontar paros y protestas, sin tener ni presupuesto ni vergüenza, dejando “chicharrones” por todo lado al nuevo gobierno, supuestamente le deja a los desmovilizados de las farc mucho dinero para productividad y tierras, con tal mala suerte para el nuevo mandatario -Iván Duque- quién encontró la olla raspada y ahora sus opositores, encabezados por Gustavo Petro y el nuevo fariano Roy Barreras, lo culpan de incumplido y mentiroso, cuando jamás dijeron esta boca es mía durante el gobierno anterior.

Ahora, Germán Vargas Lleras y exministros de gobiernos anteriores, quieren la nacionalidad española para poder vivir en Europa, temerosos de una posible presidencia de Petro en Colombia.

Eso sí, antes quieren desestabilizar a Duque para que se caiga. ¿Será por eso que quieren irse?

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar