Celia Cruz, eterna

Umberto Valverde

Acaban de celebrar-se los 16 años del fallecimiento de Celia Cruz, la más grande cantante de la salsa y de la música cubana, comparada por expertos como Cabrera Infante con grandes intérpretes del jazz.

 En medio de este colapso de la música, porque se cambiaron todos los parámetros, los artistas que marcaron una identidad se van a mantener por más tiempo. Los músicos salseros de hoy en día, más allá si tienen talento, el problema es encontrar un espacio, un reconocimiento y una identidad. Da pena decirlo, pero las orquestas y solistas graban todos los días y nada se oye, entre el estudio y la discoteca hay una distancia insalvable.

Celia Cruz nació en un barrio muy pobre de La Habana, pero el contexto general para la música era favorable, por su talento, sin entrar en detalles, llegó a la Sonora Matancera y de ahí en adelante su camino fue a la gloria, dentro y fuera de Cuba, hasta que llegó a la Fania. Celia Cruz, gracias a Omer Pardillo Cid, murió con tres o cuatro temas en lo más alto de la sintonía. En Cali su vigencia es total.

Parece que el camino ahora es muy complicado. Me cuentan que el nuevo disco de Marc Anthony no ha funcionado para nada. Sin embargo, Marc es el único cantante salsero que “llena estadios”. Tanto en Cuba como en San Juan, la situación no es ideal, la juventud no conoce el pasado, ni siquiera los vigentes, Van Van en La Habana, Gran Combo y Gilberto Santa Rosa en Puerto Rico, pero viven más de mercado de migrantes en Estados Unidos. Esa es la situación del género. Por estas razones Celia Cruz seguirá como el más grande referente de la salsa.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar