Carteles Mexicanos

Rosa María Agudelo Ayerbe

Esta semana el Defensor del Pueblo volvió a afirmar que en el Valle del Cauca hacen presencia carteles mexicanos, esta vez refiriéndose puntualmente al área de Jamundí. En esta zona del departamento se estima que hay sembradas 1.500 hectáreas de coca.  Reportes de la policía también evidencian que hay grupos en Buenaventura y Tuluá siendo Cali el principal centro de operaciones

. La situación no es nueva. Desde el 2017 se viene hablando del tema y de los riesgos que implica sin que al parecer haya acciones del gobierno nacional conducentes a frenar el avance de bandas transnacionales en nuestro país. Dos coyunturas fomentan esta situación. Sin duda, el aumento de los cultivos ilícitos es bocado de cardenal para las mafias extranjeras que no quieren tener “socios” locales y que prefieren controlar directamente los territorios. Otros elementos

 que juega a favor de los mexicanos son las disputas internas entre diferentes bandas criminales. Tras la desmovilización de las FARC, al parecer no hay “mandos” locales fuertes en las zonas cocaleras y eso facilita el ingreso de los carteles extranjeros organizados, consolidados, financiados y sobre todo violentos. Este es sin duda un problema de seguridad nacional como lo ha manifestado la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro.

No podemos esperar que sean las Alcaldías o la Gobernación quienes combatan este flagelo pues no tienen la capacidad que se requiere. Es tiempo de que el gobierno nacional actué con contundencia y que se creen en la Policía y el Ejército bloques de búsqueda tan activos y aguerridos como los que combatieron en su época a los poderosos carteles de Medellín, Cali y el Norte del Valle.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar