Ajedrez y parqués

Harold García

En medio de los prolongados encierros por la pandemia y ahora por la situación de orden público, he tenido la oportunidad de acudir a los juegos de mesa. Inicié por el juego ciencia, el ajedrez, del que se tiene conocimiento inicia en el siglo VI de la era cristiana en el valle del Indo, entre Pakistán, Afganistán y el noroeste de la India, y recordé algunas jugadas interesantes como las aperturas bird, inglesa, ataque indio de rey, o las defensas como la siciliana o francesa, me entretuve utilizando peones asesinos y hasta envenenados, haciendo gambito o contragambito de peón o hasta de dama. Para los poco conocedores del ajedrez, el gambito es un sacrificio para obtener ventaja estratégica en el juego.

Pero mirando despacio el ajedrez, tiene un lado político. Es un juego aristocrático, donde todas las fichas juegan para defender el rey. El rey blanco y el rey negro. Como siempre, se inicia sacrificando al pueblo o peones que llaman, y existen los alfiles, que se mueven hábilmente de lado, con astucia e hipocresía, la elegante caballería, siempre recta e incorruptible, dispuesta a un enroque, aunque le cueste su sacrificio, y la dama que hace lo que le da la gana, pero que generalmente su muerte es la antesala de la derrota del rey. Entonces me cansé de ese jueguito de defender el rey blanco contra el rey negro y en mas de una partida ofrecí empate. Es un juego inteligente, pero como que estoy cansado de mirar un tablero donde los únicos que valen son el rey blanco y el rey negro.

Por eso ahora me pasé a jugar parqués, menos aristocrático, más colectivo, y aunque de origen español (parchís) y abuelo indu (pachisi), tiene la versión colombiana, empezando porque las fichas tienen el mismo valor, todas somos susceptibles de ir a la cárcel y todas las fichas pueden llegar a la meta. Gana el que pueda hacer llegar todas sus fichas a la meta, sin reyes ni primeras damas, pura democracia.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar