enero 10, 2019

Por este flagelo nuestro país pierde más de 50 billones de pesos

¿Venceremos la corrupción?

Un mal que está enquistado en nuestro país.

Recientemente salieron de prisión tres de los condenados por el carrusel de la contratación en Bogotá. Desde diciembre gozan del beneficio de detención domiciliaria Guido Nule, Emilio Tapia y Mauricio Galofre.

Estas tres personas fueron condenadas por asignaciones fraudulentas de millonarios contratos para la construcción de la tercera fase de Transmilenio, caso por el que también se encuentra detenido el exalcalde Samuel Moreno y su hermano, el excongresista Iván Moreno Rojas.

El detrimento patrimonial se estimó en $2,2 billones de pesos de los cuales solo se recuperaron 27 mil millones.

¿Por qué reciben el beneficio de la casa por cárcel? Muy sencillo, según nuestras leyes es un derecho que se adquiere al cumplir la tercera parte de la condena.

Ejemplos como este enquistan la corrupción en nuestro país. Es irrisorio el castigo que nuestro sistema le impone a los corruptos.

No es gratuito que Colombia este catalogado como uno de los países más corruptos del planeta según el índice de Transparencia Internacional.

Por cuenta de este flagelo nuestro país pierde más de 50 billones de pesos lo que representa el 5% del PIB y el 21% del presupuesto nacional, 7 veces lo que se consiguió en la pasada reforma tributaria.

¿Por qué no hacemos nada? Según algunos investigadores el país está enfermo de corrupción haciendo metástasis hasta llegar a nuestra vida cotidiana.

Según diversos estudios para que Colombia vencer la corrupción debe trabajar en cuatro aspectos: la debilidad interinstitucional; el clientelismo; el narcotráfico como promotor de una economía ilegal y la cultura del incumplimiento de las reglas.

Este episodio confirma que no es con normas como Colombia se curará de la corrupción.

Se necesita una transformación social para vencer un cáncer que nos corroe y el que la mayoría acepta y fomenta.