Cali, octubre 25 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Según estudios de psicoanálisis

Dejar llorar al bebé ayudaría a su formación psicológica

Agencia de Noticias UN

“Por más atento que esté el cuidador a estar ahí y a responder en todo momento a lo que cree que el bebé necesita, ineludiblemente fallará y es necesario darle lugar a la falta, eso sí una que no lo ponga en riesgo a él o su supervivencia”.

Así lo asegura Zaida Mayerly Mayorga Gualdrón, magíster en Psicoanálisis, Subjetividad y Cultura, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), quien realizó una investigación literaria exhaustiva, que le permitió analizar y explicar lo fundamental del encuentro entre el cuidador (prójimo) y el bebé (sujeto) y lo necesario que resulta que el primero le brinde o no, al instante, los cuidados que le brinda al pequeño.

“Actualmente existen muchos manuales o guías que hablan acerca de que no se puede dejar llorar al bebé, que hay que estar ahí y antes de que griten se les tiene que poner el biberón, el seno o cualquiera que sea su objeto de deseo. Sin embargo, como cuidadores tenemos que preguntarnos ¿qué tan bueno es eso?”, señala la investigadora.

El grito del bebé juega un papel fundamental, pues aunque algunos pueden decir que se trata de un llamado, desde el psicoanálisis este representa un encuentro entre el prójimo (el que cuida) y el niño, que a su vez es considerado como una criatura llena de tensión que está expuesto a diferentes estímulos externos.

Según la investigación, a raíz de esa tensión se genera el berrinche, el pataleo y el grito, este último es escuchado e interpretado de diferentes maneras. Si bien puede ser simplemente un ruido, también se le pueden otorgar distintos significados.

Esos significados se los da el cuidador (quien está fuera) y puede interpretarlo como hambre, sueño, sed, frío, calor, entre otros, sin que eso quiera decir que el bebé le está comunicando alguna necesidad específica.

“Puede pasar que el cuidador le atribuya a ese grito una necesidad y que se acerque y aproxime al niño como objeto de esta que puede, por ejemplo, ser el seno para alimentarlo. Por eso, en la investigación se menciona que el grito es tomado como una necesidad, y quien está afuera alcanza el objeto, que le sirve para que el bebé pueda sobrevivir desde lo biológico. Aunque para el psicoanálisis se requiere más que eso”.

Reconocimiento e internalización

Según la literatura, algunas investigaciones que explican que lo que ocurre con los niños en un proceso de internalización, es decir que para el cuidador el niño debe ser más que un “costal u objeto” que requiere cuidado, sino que se debe reconocer como un sujeto, algo que puede influir en la negligencia o no del cuidado de los bebés.

“Cualquiera puede alcanzar el biberón o dar el alimento, pero para que exista un sujeto como tal, se requiere de ese otro (cuidador) que lo nombre, y nombrarlo significa que hay otro que reconoce que eso que está ahí, ese bebe, es un sujeto”.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: