Cali, septiembre 17 de 2021. Actualizado: viernes, septiembre 17, 2021 01:40

TEMAS DESTACADOS:

La moda que trajo el Covid-19

Auto suplementarse: cuatro mitos frente al consumo de vitaminas

Antes de la pandemia, el colombiano promedio tenía unos rituales de consumo que, en materia de salud, incluían la compra de manera quincenal de productos como suplementos (26%), multivitamínicos (10%) y vitaminas (9%); pero como el Covid-19 todo lo cambió también lo hizo con esta costumbre aumentado hasta en un 176% la adquisición de sólo la vitamina C.

Si bien cualquier esfuerzo por prevenir o resistir el virus puede ser válido, lo cierto es que auto suplementarse también puede provocar la hipervitaminosis, que, en palabras de Adriana Ruíz, coordinadora del programa Equilíbrate de Sodexo, “no es más que la ingesta descontrolada de multivitamínicos provocando signos como fatiga, pérdida de peso, dermatitis, formación de cálculos renales, afectación del colón entre otros”.

Un recientes estudio realizado frente al consumo de vitaminas para disminuir los síntomas del Covid-19 lo advierte: “Ni el Zinc, ni la vitamina C reducen los efectos del virus y por el contrario su ingesta en dosis altas sí causa algunos efectos secundarios desagradables en los pacientes que los toman”, afirmaron especialistas del Hospital Houston Methodist.

¿Las vitaminas enferman?

La nutricionista Adriana Ruiz indicó que si bien es cierto que las vitaminas se pueden usar para tratar síntomas menores como déficit energético, fatiga muscular, cansancio, calambres, falta de apetito, o algún resfriado común, tomarlas sin que el cuerpo los necesite puede causar consecuencias. “Muchas veces una sana alimentación rica en el consumo de vegetales de hojas verdes, puede ser la respuesta”, dijo.

Estos alimentos además de ser ricos en vitaminas y minerales son bajos en el índice glicémico, favoreciendo la respuesta inflamatoria. De igual manera, el consumo de frutas de colores intensos, favorecen al sistema inmunológico. Así mismo, consumir grasas saludables, (yema del huevo, aguacate, aceite de oliva), y aumentar el consumo de los ácidos Omega-3 evita el riesgo cardiovascular.

“Existe una larga lista de riesgos asociados a estos tipos de suplementos que en muchas ocasiones son innecesarios y son recomendados por personal no certificado. Se destaca la carga renal, intoxicación hepática, alteraciones de la mucosa gástrica, alteraciones biliares hormonales, alergias, síndrome de colon irritable, así como dependencias que pueden afectar la salud integral de la persona”, ratificó Ruiz.

Aunque las vitaminas A, C, D, E, B6 y B12, entre otras, son necesarias por las personas desde los 6 meses, estas solo se deben tomar después de ser evaluadas sus necesidades fisiológicas o fisiopatológicas como son las alteraciones metabólicas que están a la orden del día tales como la resistencia a la insulina, sobrepeso, síndrome metabólico o alteraciones hepáticas. De lo contrario, la alimentación puede suplirlas.

Cuatro mitos sobre las vitaminas

1. Las debo tomar porque no hago ejercicio: Falso. El consumo de suplementos en personas que no son físicamente activas no es necesario ya que las necesidades de macronutrientes pueden ser cubiertas mediante la alimentación variada y balanceada siempre y cuando se traten de individuos sanos.

2. Las debo tomar porque tengo bajos los glóbulos blancos: Falso. Cuando se tiene deficiencia de glóbulos blancos se deben consumir alimentos ricos en vitaminas A, C y de complejo B, sin olvidarnos de minerales como el zinc, magnesio y selenio. Todos estos nutrientes los encontramos en vegetales y frutas de colores intensos, frutos secos, huevos, hongos y yogurt.

3. Consumiendo frutas con vitamina C, y el consumo de vitamina C alcanzo la dosis que mi cuerpo necesita: Falso. Esto lo debe evaluar un profesional de la salud. Recuerde que con un correcto consumo de frutas y verduras podemos alcanzar nuestro requerimiento diario de vitaminas C, el cual se ubica en un rango entre 60 y 95 mg. Incluso se ha demostrado que con una alimentación variada podemos alcanzar los 500 mg de vitamina.

4. Como ya tuve Covid, no necesito consumir vitaminas: Falso, pues en estos casos puntuales sí es conveniente suplementarse, según Ruíz. El consumo de vitaminas C, D, Zinc, Selenio, Omega 3 y ácido fólico bajo prescripción y supervisión médica, son imprescindibles para enfrentar la enfermedad sin complicaciones y potencializar la inmunidad.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2021. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: