Cali, octubre 23 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Climas extremos en otros mundos

Venus, ejemplo de lo que puede pasar en la Tierra

El anuncio hecho la semana pasada por científicos de Estados Unidos y Europa sobre el presunto hallazgo de trazos de vida en el vecino planeta de Venus, volvió a sembrar el interrogante sobre si estamos solos en el Universo.

Sin embargo, las observaciones y sondas que han visitado Venus, han demostrado que es un mundo que permanece en un eterno efecto invernadero.

Y es que el vecino planeta, que muchos investigadores consideran como el gemelo de la Tierra es un ejemplo de lo que nos puede pasar en caso de hacer caso omiso a todos los efectos del calentamiento global.

Analistas consultados por el Diario Occidente han planteado que aunque los cambios climáticos en la Tierra se han dado durante diferentes, este calentamiento que hoy vive el planeta es producto de la actividad del ser humano, lo que pone en peligro la vida de todos los seres vivos, incluyendo los humanos.

Esta es la razón por la que se han desarrollado varias conferencias internacionales y acuerdos como el Protocolo de Kyoto para tratar de reducir los gases efecto invernadero que son los que están causando el actual cambio climático en el planeta.

Un ejemplo

Muchos expertos ven en el planeta Venus un ejemplo de lo que le puede pasar a la Tierra sino se definen políticas claras y concretas para reducir los gases efecto invernadero.

Es de recordar que dichos gases son los producidos por los combustibles fósiles, las actividades industriales y el transporte, principalmente

Hablar de vida en Venus es para unos algo ilógico ante lo inhóspito que es el planeta para la vida, pero la posibilidad de vida aún no se descarta como lo han planteado científicos de Estados Unidos y Europa, quienes utilizando potentes telescopios han hallado un elemento denominado fosfina, lo cual consideran una señal de vida en la atmósfera del planeta gemelo de la Tierra.

Y anteriormente, el Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la Nasa había propuesto la tesis de que Venus pudo tener en el pasado un océano poco profundo, que se evaporó hace 715 millones de años.

Venus tiene una atmósfera cuya presión es 94 veces la terrestre, compuesta en un 97 % de dióxido de carbono, el principal gas causante del calentamiento global y efecto invernadero, y nubes de dióxido de azufre ácido sulfúrico.

Y la temperatura en la superficie de Venus puede llegar a 465 grados centígrados.

Vida en extremo

Pese a estos extremos, los científicos no se vencen en la búsqueda de vida fuera de la tierra.

Y es que el planteamiento hecho sobre la presencia de fosfina, un gas fétido y tóxico derivado del fósforo que se encuentra en condiciones extremas, vuelve a revivir la idea de vida en Venus.

Según la reciente hipótesis, en la atmósfera alta de Venus, la temperatura apenas llega a 25 grados centígrados y la presión es parecida a la tierra y fue allí donde descubrieron huellas de fosfina.

Aunque algunos investigadores indican que la presencia de este gas no es sinónimo de vida, destacan que la fosfina se encuentra asociado en la tierra asociado a microbios en ambientes extremos donde no hay oxígeno como el fondo de lagos profundos, aguas fecales e incluso los intestinos de animales y seres humanos.

Lo anterior lleva a los expertos en astrobiología, que estudian la posibilidad de vida fuera de la tierra, a plantear que si en nuestro planeta existen organismos extremófilos que viven en condiciones extremas, en los planetas vecinos como Venus, también es viable encontrarlos.

Los extremófilos son microorganismos como virus y bacterias que se los ha encontrado en desiertos viviendo sin agua, en los volcanes, en rocas calientes, los que soportan un ph muy alto o muy bajo, presiones altas o bajas, o sin oxígeno, entre otros.

Efectos del cambio climático

Los efectos del cambio climático en la Tierra podrían llevar a un ambiente tan extremo como el que se presenta en Venus.

Por eso las naciones y organizaciones ambientalistas trabajan en buscar salidas a esta problemática y ante todo a fortalecer los compromisos de disminuir la emisión de gases efecto invernadero.

Porque según los expertos, si continúa el cambio climático producto de los gases efecto invernadero, la temperatura seguirá en aumento, disminuirán los casquetes polares, se aumentará el nivel del mar y sus aguas se acidificarán.

A esto se agregará la muerte masiva de especies que no se adapten y los efectos económicos y sociales derivados de la desertificación, la disminución de la productividad de los suelos, descontrol de los fenómenos metereológicos y expansión de las enfermedades.

Y por último, si no se hace algo por mitigar estos cambios podemos llegar a tener las condiciones invivibles de Venus.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: