Cali, noviembre 25 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Ecosistemas con muchos beneficios

Parques Naturales buscan adaptarse a cambio climático

En esta época en que tomar acciones para mitigar el cambio climático es una prioridad, Colombia ha visto en sus Parques Nacionales Naturales, un aporte invaluable para contrarrestar los efectos de las altas temperaturas.

Precisamente una de las funciones principales de las áreas protegidas es ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y que le permita a la sociedad a hacer frente a sus impactos, mediante el mantenimiento de los servicios ecosistémicos esenciales de los que dependen las personas.

Precisamente una de las actividades que adelanta la Unidad de Parques Nacionales, además de proteger estas áreas vitales para el medio ambiente, es la concientización a la comunidad de los servicios que prestan estos ecosistemas.
Quienes visitan los parques, quienes hacen el recorrido con los guardabosques, se enteran de las bondades de contar con estos refugios de la naturaleza.

Además de servir a reducir las emisiones de gases efecto invernadero y purificar el agua, los parques naturales son fuente de agua de la que se abastecen muchos acueductos.

También ayudan a regular el clima, son espacio para la descomposición de desechos y abono de la tierra, polinización de cultivos, y control de plagas y enfermedades.

Así mismo son espacios para el disfrute espiritual y artístico, así como un amplio espacio para la investigación científica.

También se ha comprobado por diversos estudios que el tamaño de los peces y sus poblaciones aumentan y mejora su reproducción en las áreas marinas protegidas.

Otro aspecto tiene que ver con que su fauna ayuda a polinizar cultivos y suelos previniendo la erosión, con lo que se garantiza un suelo estable y fértil.

Otros beneficios de los parques es ayudar a reducir los impactos de inundaciones, tormentas, sequías, previene derrumbes y en el caso de las zonas costeras, los arrecifes, manglares, marismas y otros elementos naturales pueden contener marejadas.

Por esos los planes de mitigación adelantados por Parques Nacionales, buscan, además de promover entre la ciudadanía las bondades que estos ecosistemas tienen, trabajar en el desarrollo de planes de conservación que permitan a estos adaptarse a los cambios de clima.

Para eso se ha venido adelantando el ordenamiento territorial de los parques, la creación de corredores de conservación, restauración ecológica participativa, monitoreo de deforestación, sobre todo en la Amazonia donde ha crecido en los últimos años, entre otras iniciativas.

Valle, región rica en ecosistemas

El Valle del Cauca cuenta en su territorio con cinco importantes parques naturales, tres nacionales y uno regional. Los nacionales son los Farallones de Cali, Bahía Málaga y Las Hermosas.

Por otra parte, el regional es el páramo del Duende.

Estos parques son espacios vitales para la purificación del aire, la producción de agua y de una gran riqueza biodiversa.

En el caso de los Farallones de Cali, allí nacen los caudalosos ríos que corren hacia el Pacífico y también son cuna de nacimiento de la mayor parte de los ríos que atraviesan la ciudad de Cali.

Uramba Málaga es un espacio donde confluyen el mar, los manglares y el chocó biogeográfico, un espacio protegido que se ha convertido en sala cuna de las ballenas jorobadas y donde hay una gran biodiversidad de especies tanto marinos como costeros.

Hacia la cordillera Central está también el Parque Natural Nacional Las Hermosas, el cual también es una importante fábrica de agua que da nacimiento a muchos de los ríos que bajan al valle geográfico del río Cauca.

Muy al norte, en límites con Chocó y Risaralda está el Parque Nacional Natural de Tatamá, considerado de una gran riqueza biodiversas y no intervenido por el ser humano, donde se pueden encontrar empinadas laderas y agrestes pertenecientes a la cordillera Occidental.

También corresponde al Valle el Santuario de Flora y Fauna Malpelo, la única isla oceánica que tiene Colombia en el océano Pacífico, con su colonia de aves marinas más grandes del país y la gran variedad de fauna marina que habita su alrededor.

Por último, está el páramo El Duende sobre la cordillera Occidental, un espacio bien conservado, también libre de intervención humana y de una gran riqueza biodiversa.

Todos ellos sitios que ayudan a mitigar el cambio climático y nos abastecen de agua, alimento, y son fuente de investigación científica y de inspiración intelectual.

Es de anotar que según expertos, el Valle del Cauca aumentará en diez o veinte años su temperatura en 1.5 grados centígrados como consecuencia del calentamiento global.

Este sensible aumento de temperatura impactará en la flora y la fauna de los parques naturales de nuestra región, que según investigadores de la CVC y el Ciat, podrían ver mermada su área de cobertura con el cambio climático.

Precisamente esas fábricas de agua, como también las corrientes hídricas del departamento serían las más afectadas por el aumento de la temperatura. Por eso dentro del Plan de Mitigación del Cambio Climático en el Valle del Cauca, la CVC adelanta el programa “Valle más verde” que busca sembrar ocho millones de árboles en los próximos cuatro años.

Además de sembrar árboles en las cuencas de los ríos, también se ha venido adelantando un programa de siembra de Frailejones, sobre todo en el área del páramo de Barragán, en el parque Las Hermosas, cerca donde nacen ríos como Tuluá y Morales que se considera tendrán un gran impacto hídrico con el cambio climático.

Así mismo preocupa que el cambio climático genere incremento de enfermedades como el dengue, que actualmente es la segunda dolencia que más afecta al departamento después del covid -19.

Los científicos afirman que el aumento de temperatura traerá aumento de diversas poblaciones de insectos como el aedes aegypti, por lo que el dengue podría incrementarse.

Con la disminución de la cobertura de los parques muchas especies de flora y fauna podrían desaparecer.
Se dice además que las especies anfibias también se verían afectadas.

Una de las preocupaciones tiene que ver con el incremento de las precipitaciones, por lo cual se viene trabajando con los municipios y organismos de socorro la actualización de los mapas de riesgo para prevenir derrumbes, inundaciones e incendios forestales.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: