Cali, septiembre 18 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Venus y Marte, ejemplos extraterrestres

Lo efectos del cambio climático en otros mundos

Hay un consenso entre la mayoría de los investigadores a nivel mundial sobre la incidencia del incremento del dióxido de carbono o C02 en el cambio climático.

Pero este gas efecto invernadero no ha sido siempre dañino y en muchas ocasiones ha contribuido a la evolución de las especies y la regulación de su cantidad, realizada por la misma naturaleza, fue vital para nuestra evolución

Así mismo, los paleoclimatólogos, en sus estudios sobre la historia del clima en la Tierra, han concluido que a lo largo de millones de años el planeta ha pasado por largos periodos muy cálidos y otros muy fríos como cuando ocurrieron las glaciaciones.

Estos han sido procesos muy lentos en los cuáles la naturaleza ha sido un catalizador importante, pero desde la segunda mitad del siglo pasado, el calentamiento global se ha incrementado demasiado rápido debido, no ya a la acción del medio ambiente, sino a la actividad antropocéntrica que ha generado desequilibrios con el uso excesivo de combustibles fósiles o incluso con la deforestación.

Ejemplos

En nuestro sistema solar tenemos algunos de los ejemplos de lo que puede hacer una alta concentración de dióxido carbono.

Uno de ellos es nuestro planeta vecino, Venus, sumido en un permanente efecto invernadero.

Las sondas espaciales que siguen visitando a Venus y las observaciones de los astrónomos de todo el mundo , muestran un panorama preocupante de lo que puede ser un cambio climático drástico si la humanidad no toma medidas a tiempo.

Según las mediciones de la atmósfera de Venus, esta se encuentra conformada por un 97% de CO2, una cantidad que puede ser mortal para cualquier ser humano.

Además, su presión es 94 atmósferas de la tierra y tiene una temperatura superficial de hasta 465 grados Celsius, no compactibles con la vida como la conocemos.

Algunas de las sondas enviadas a explorar a nuestro vecino han logrado orbitarlo, otras sobrevolar su atmósfera o incluso aterrizar antes de quedar inutilizado debido a las características anteriores.

Las teorías planteadas por los investigaciones hacen referencia a que la ausencia de agua en Venus impidió la extracción del anhídrido carbónico de su atmósfera por lo que este se acumuló provocando el efecto invernadero que hoy conocen las agencias espaciales.

Según hipótesis planteadas el siglo pasado, Venus pudo tener un mar poco profundo hace millones de años, el cual se evaporó al parecer por la cercanía del planeta al sol.

El planeta Marte, al que el ser humano le ha apostado por terraformarlo y colonizarlo, tiene una atmósfera muy delgada formada por una alta concentración de CO2, el cual llega al 96%, pero su presión atmosférica es muy baja, y su temperatura oscila si es de día de 55 grados Centígrados y si es de noche de -86 grados Centígrados.

Sobre el planeta rojo, las observaciones de las sondas marcianas enviadas desde la Tierra concluyen que se presenta un débil efecto invernadero que aumenta la temperatura sólo hasta en 5 grados, incluso mucho menos que en nuestro planeta.

Los científicos plantean que Marte pudo gozar de mejores condiciones, lo que demostrarían las huellas de canales y valles erosionados, que serían una muestra de que el agua pudo en algún momento correr por su superficie, lo que garantizó que el dióxido de carbono se concentrara en su atmósfera debido a la actividad de los volcanes marcianos, hoy apagados, y no generara un hábitat tan hostil como el de Venus. Además la débil gravedad de este astro hizo que la mayor parte del CO2 escapara al espacio.

A este ejemplo podemos agregar el de una de las lunas del planeta Júpiter, Calisto, que también cuenta con una atmósfera muy tenue compuesta principalmente de dióxido de carbono y que tiene una temperatura media de 134 grados Kelvin.

Preocupación

Tanto Venus como Marte, llamados de alguna manera planetas terrestres para diferenciarlos de los gigantes gaseosos como son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, son un ejemplo de cómo el clima de un mundo puede cambiar abruptamente si las condiciones para que haya un ambiente que permita la vida, son alterados.

Y ese es el temor que manifiestan quienes investigan el tema del cambio climático en la tierra.

Según los expertos, los cambios climáticos han tenido diversas causas, como ajustes en la órbita de la tierra, variaciones de la radiación solar que llegan a la tierra, la deriva continental, vulcanismo, la relación de la superficie del océano y la atmósfera, como es el caso de fenómenos como El Niño o La Niña, o algún fenómeno extraterrestre como los impactos de meteoritos en la tierra.

Como lo ha expresado en varios de los informes sobre cambio climático que ha publicado el Diario Occidente, la diferencia de los cambios climáticos anteriores con el que vivimos en la actualidad es que es ocasionado por el mismo ser humano, que viene afectando con los gases efecto invernadero el calentamiento global.

El cambio climático se ha venido estudiando de manera exhaustiva desde la segunda mitad del siglo XX. Los expertos resaltan como principales pruebas de dicho calentamiento el incremento unos grados de la temperatura global, así como la disminución de la capa de hielo en las zonas polares, lo que genera a su vez el aumento del nivel de los mares.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: