Cali, noviembre 25 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Las ciudades enfrentan zonas de alta temperatura

Islas de calor urbano, el cambio climático a sus puertas

Son muchas las consecuencias que genera en el mundo de hoy el cambio climático, desde la desertificación, deshielos, acidificación de los mares, pero la sensación térmica de calor es una de las más notorias en todo el planeta.
Y en las ciudades del mundo, los grados de calor se sienten con mucha más fuerza debido, entre otras cosas, a los gases efecto invernadero, la actividad humana y el uso desordenado de los materiales de construcción.

Precisamente, este material y otros utilizados en las grandes construcciones, ayudan a concentrar los niveles de calor en cualquier sitio, el cual no puede ser eliminado en su totalidad en la noche, cuando las temperaturas son más bajas.
Las islas de calor urbano se han convertido en uno de los problemas a mitigar en el marco de las políticas de los Estados para controlar el cambio climático.

La falta de planificación de “ciudades verdes” entre otras muchas razones, porque hay una creencia generalizada que entre más cemento hay más progreso, ha incrementado la presencia de islas de calor, algo que muchos expertos han denominado como “efecto invernadero local”.

Las causas

Pero, ¿por qué se dan estas islas de calor? Este fenómeno ha recibido muchos estudios debido a las afectaciones que genera en el medio ambiente y la calidad de vida de todos los seres vivos, incluyendo los humanos.

Según los investigadores, el calor se concentra en aquellas zonas donde hay grandes zonas edificadas, toda vez que el material de que están hechas absorven la radiación solar durante el día.

Además, las altas torres pueden dificultar el tránsito del viento, el cual ayudaría a disipar el calor.
En muchas ciudades del mundo, además de edificios, hay grandes espacios horizontales como las plazoletas, en las que el calor es más fácil que se concentre, debido al llamado efecto cañón.

Así mismo, se ha descubierto que los gases efecto invernadero generar cápsulas de gas alrededor de las ciudades, lo que también dificulta que el calor proveniente del sol sea disipado.

A esto se suman los gases producidos por las fábricas, o los sistemas de refrigeración o calefacción.

Los diseños urbanísticos, en los que no se tienen en cuenta las zonas verdes, las corrientes de agua, o los mismos vientos, sino que priorizan los materiales de construcción son claves para que se presenten islas de calor.
Por eso, al momento de construir se deben de tener en cuenta estas variables, así como otras como el color de los materiales, para que no absorban mucho calor.

Precisamente por su color oscuro, las avenidas de las ciudades, o las carreteras que atraviesan una región pueden generar pequeñas islas de calor.

Estrategias

Son muchas las estrategias para evitar las islas de calor. Algunos expertos recomiendan entre otras cosas pintar los techos de blanco en las ciudades para reducir el efecto de isla de calor.

Planificadores urbanos recomiendan construir techos verdes, ya que las plantas allí sembradas disminuyen el efecto isla de calor urbano .

Otra de las prioridades es plantar árboles en las ciudades y sus alrededores, que generen frescura y además sombra.
Construir más estacionamientos verdes que prescindan del asfalto y tengan mayor vegetación.

Lucha por un mejor hábitat

Cali no escapa a los problemas generados por el cambio climático y las islas de calor hacen parte de las prioridades tanto de la administración municipal como de las entidades ambientales.

Dentro del Plan de Mitigación del Cambio Climático elaborado por la capital del Valle, se ha desarrollado una investigación para determinar las islas de calor en la ciudad, la cual arrojó que en las comunas 3, 4, 5, 8 y 13 aparecen concentrados las islas de calor.

En la comuna 3, se encuentra el barrio San Nicolás, donde se desarrollan principalmente actividades industriales y comerciales, tiene baja vegetación y tiene una amplia franja de zona verde descubierta de vegetación.

Las islas de calor de la comuna 4 se ubican en los barrios Manzanares, Bolivariano, Evaristo García, Flora Industrial y La

Alianza. La actividad en la zona es de tipo industrial, no existen zonas verdes ni parques con áreas significativas y tiene pocos árboles.

La comuna 5 tiene su isla de calor en el barrio Villa del Prado donde se observa menor densidad arbórea y actividad
industrial, tiene amplias zonas verdes y parques al interior de la comuna pero tiene suelo descubierto y vegetación en estado regular.

En la comuna 8 la isla de calor se ubica en los barrios El Troncal e Industrial donde se presentan actividades de tipo
mixto, es decir, uso residencia, comercial, empresarial, tiene espacios públicos como plazas, plazoletas y zonas
verdes con árboles en regular estado.

La comuna 13 tiene su isla de calor en el barrio Villa del Lago, que presenta uno de los porcentajes más bajos de densidad arbórea del municipio y una de las mayores áreas de espacio público de zona verde del municipio alrededor de la laguna del Pondaje con áreas descubiertas, sin vegetación y ocupadas por asentamientos de tipo ilegal.

La administración municipal ha venido trabajando de la mano del Dagma y la CVC en la mitigación de las islas de calor con diversas iniciativas como el Corredor Verde, Ciudad Paraíso, además de generar conciencia ciudadana.

Así mismo, se trabaja en la promoción de materiales de construcción adecuados para mitigar las islas de calor.
Otras prioridades tienen que ver con el incremento en la oferta y mejoramiento de la calidad ambiental de parques, zonas verdes y arborización urbana.

Además, se busca generar espacio público de calidad en los nodos de equipamientos y centralidades, tales como alamedas,

plazas, parques y plazoletas.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: