Cali, noviembre 25 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

Especies buscan otros hábitats

Cambio climático obliga a vegetación a migrar

Desde la bahía de Hudson, en Canadá, hasta Tierra del Fuego, en Argentina, las comunidades de plantas que se encuentran hoy no tienen la misma composición que las de hace 40 años, ya que durante ese periodo (1970-2011) la mayoría de las regiones en el norte, centro y sur de América han experimentado termofilización, es decir mayor tolerancia al calor.

Así lo evidenció un estudio sin precedentes publicado en la revista Nature Climate Change, que utilizó 60 millones de registros de más de 17 mil especies de plantas distribuidas a lo largo del continente americano.

La investigación muestra que el cambio climático está induciendo esta transformación y propiciando un aumento de especies tolerantes al calor en regiones que se están calentando, fenómeno llamado termofilización.

El trabajo fue desarrollado por un equipo internacional coordinado por el profesor Kenneth J. Feeley, de la Universidad de Miami, en el cual participó el ingeniero forestal Daniel Zuleta, doctor en Ecología de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, quien ahora es investigador posdoctoral en el Instituto Smithsoniano.

Como parte del doctorado en la UNAL, el investigador hizo su pasantía en la Universidad de Miami en 2019, donde se vinculó al grupo del profesor Feeley (www.junglebiology.org/).

“Todas las plantas dependen de las condiciones climáticas del lugar donde se encuentren, y por lo tanto cada región tiene plantas características según su temperatura y la distribución de las lluvias a lo largo del año, entre otras variables”, indica el doctor Zuleta.

Agrega que “se ha demostrado que las plantas de algunos ecosistemas han cambiado como respuesta tanto a las nuevas temperaturas como al régimen de precipitación, las variables más importantes. Por ejemplo, en Perú, Costa Rica y Colombia se ha encontrado evidencia de que especies arbóreas de bosques montanos tienden a migrar hacia arriba de las montañas buscando mantenerse dentro de las temperaturas óptimas para ellas”.

Así, plantas adaptadas a temperaturas frías están colonizando latitudes más altas o elevaciones mayores montaña arriba, lo que llevaría a que incluso algunas especies puedan extinguirse, y a la larga conducir a cambios drásticos como la conversión de bosques en praderas o viceversa.

En ese sentido, se dan casos como el de los abundantes robles en el sur de Florida (Estados Unidos), que podrían disminuir y ser reemplazados por caobas de zonas tropicales.

En Nueva York ya abundan y florecen más temprano las magnolias, plantas típicas de zonas calurosas del sur.

En Colombia, especies de zonas más bajas como los bosques húmedos tropicales del Chocó pueden migrar hacia las más altas de las montañas; pero aquellas que están en el límite superior en la montaña (por ejemplo, el roble andino Quercus humboldtii) se pueden ver particularmente afectadas ya que no tienen mucho más espacio para migrar hacia arriba.

Sequías más frecuentes

El mismo patrón se puede esperar con la precipitación: sitios cada vez más secos son colonizados por especies más tolerantes a sequías.

Sin embargo, contrario a lo esperado, el estudio reveló que ante la tendencia del cambio climático a aumentar las sequías, los ecosistemas no están cambiando hacia especies que la toleren mejor.

“No encontramos ese patrón, incluso en muchas regiones vimos lo contrario, es decir que especies muy demandantes de agua, más vulnerables a sequías, están incrementando en abundancia a pesar de la disminución en precipitación”, señaló el doctor en Ecología.

“Esto es muy preocupante, ya que la mayoría de los modelos climáticos predicen que en el futuro cercano las sequías serán más frecuentes e intensas como consecuencia del cambio climático”, indicó el investigador.

Muchas de las especies que hoy se ven en sitios calientes a causa de la termofilización se pueden ver afectadas si la precipitación en el sitio es baja, ya que no son tolerantes a la sequía.

Zuleta advirtió que “esto puede comprometer la sobrevivencia de manera significativa, y posiblemente llevar a la extinción local o global de estas especies”.

El académico concluye que “la consecuencia más importante alerta que si perdemos algunas plantas también perderemos las demás especies asociadas con estas y muchos de los servicios ecosistémicos que proveen todos estos organismos”.

Fenómeno global

No solamente las especies animales emigran para buscar mejores hábitats como consecuencia del calentamiento global. También lo hacen los vegetales, que cada vez buscan mayores altitudes para adaptarse al fenómeno natural.

El fenómeno de termofilización ha sido detectado no solamente en América. Recientes informes indican que en los otros continentes también se ha comenzado a presentar desde hace varios años el desplazamiento de especies vegetales.

Hace algunos años, biólogos europeos dirigidos por la Academia de Ciencias de Austria y la Universidad de Viena encontraron indicios de que a escala continental las especies vegetales que habitan en las zonas más frías de los Alpes se han ido quedando sin montaña debido a que las especies que viven en hábitats más calurosos han ido emigrando hacia las partes más altas, debido al calentamiento climático.

Otro aspecto fundamental que hay que tener en cuenta es la extensión de la frontera agrícola, lo cual preocupa mucho en nuestro país, ya que la presión del ser humano tumbando bosques para sembrar cultivos también ejerce presión en la misma vegetación.

Hay que tener en cuenta la importancia de nuestros páramos, los cuáles son considerados como fábricas de agua, donde nacen importantes ríos que abastecen nuestros acueductos y hacen reverdecer los valles y llanuras por donde pasan.

La invasión de los páramos por otras especies, ya sean animales o vegetales puede representar un peligro para estos ecosistemas.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: