Cali, febrero 22 de 2019. Actualizado: viernes, febrero 22, 2019 21:30

TEMAS DESTACADOS:

Usted ya sabrá a quién le ha otorgado dicho poder

Se tu propio redentor

Por: Marcela Onzaga. F – Sicóloga

Querido lector este articulo ha nacido con la intención de transmitir el sentir de algunas personas que desde su angustia relatan que sus vidas ya no tienen sentido a causa de que han buscado el redentor fuera de si mismos llámese trabajo, personas ,familia, hijos, pareja, terapeuta, talleres, viajes, etc. De manera introspectiva usted ya sabrá a quién le ha otorgado dicho poder de redención.

¿Pero que es redención? para dar tal definición tomaré el concepto básico que nos da el diccionario de la real academia Española, el cual menciona: ¨Redentor es rescatar a alguien, librarlo de una obligación o poner fin a un dolor o molestia.

Recuerdo el caso de una mujer quien expresaba que sin su pareja no podría vivir narración que me llevó a los cuentos infantiles donde el príncipe llegaba y rescataba a la princesa y Vivían felices por la eternidad, siendo el príncipe desde mi concepto un redentor, y es como si existiera la necesidad consciente e inconsciente en plena modernidad de buscar y encontrar aquella persona que redima y solucione lo que aparentemente no se puede por sus propios medios, otorgándole un poder tan grande a ese otro llámese persona, cosa, situación, para generar tranquilidad y equilibrio existencial, con esto no intento incentivar al egocentrismo pretendiendo que no se necesita de otros seria un pensamiento extremista.

Quiero dar el ejemplo de un joven que culpaba a sus padres quienes no contaban con los recursos económicos suficientes para costearle la universidad a la cual quería ingresar , expresaba que su vida era un fracaso a causa de sus padres ,este es un pequeño ejemplo de cómo es más fácil buscar quien redima y no asumir la propia redención.

Pensaría que dicha postura va de la mano de una actitud de víctima que suele ser muy cómoda para otorgarle la culpa a alguien de algo que quiso o dejo de hacer.

Posiblemente podría ser un pensamiento inconsciente el querer buscar un redentor ya sea por la historia de vida que ha sido marcada por una serie de experiencias que son arrastradas desde la infancia como lo es el ejemplo de los cuentos de hadas, la dependencia emocional que posiblemente vivencio e identifico en su niñez y es que podría hacer una lista interminable de supuestos ,pero es cada uno quien sabe a qué o quién le ha otorgado dicho valor de redentor.

Qué sería de usted si toda su felicidad, metas, sueños, están enfocados en otra persona y si ya no está el trabajo del cual se siente tan orgulloso o se derrumba la relación de pareja que ha cultivado por mucho tiempo y si sus hijos han crecido y se han ido de su lado para construir su propia historia que pasaría?

Y con esto no quiero ignorar la sensación de tristeza que en ocasiones invade la existencia sin ser invitada ella llega, en alguna oportunidad le mencionaba a una paciente quien se encontraba angustiada por que se sentía triste a causa de conflictos de pareja, le exprese que la tristeza es una emoción más como la alegría y que por ende debía vivirse pero que al no ser una emoción positiva era necesario trascenderla en el menor tiempo posible para que ello no se convirtiera en una   constante le exprese que viviera su tristeza y la exteriorizara como quisiera ya sea llorando, quedándose todo el día en cama, comiendo chocolate, pero que después se debía secar las lágrimas tirar a la basura el tarro de helado , ducharse y ponerse el mejor traje el cual es de redentor ese que nos permite volver a empezar cuantas veces sean necesarias, pero se llega a este por los propios esfuerzos ya que aunque los factores externos son buenos nunca podrán hacer una transformación interna esta le compete a cada persona

Publicidad

“La primera vez que me engañes, será culpa tuya; la segunda vez, la culpa será mía.”
Proverbio árabe
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2018. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: