Reforma Política 2018-2019

Alberto Ramos Garbiras

La reforma política que impulsa el Gobierno del presidente Duque se comenzó a tramitar en la segunda legislatura del año 2018, y de salir avante, será la reforma política del año 2019.

Otra reforma política de la lista en de los últimos 28 años, después de la Constitución de 1991, que incluye entre otras las reformas de los años 1995, en el Gobierno Samper donde se intentó introducir el sistema unicameral; 1998-99 del gobierno Pastran, que incluía la lista única para evitar la operación avispa, el umbral y la cifra repartidora; la reforma del año 2003 dentro del primer gobierno de Uribe; la otra reforma en su segundo gobierno en el 2009.

Con el presidente Santos se intentó la reforma de equilibrio de poderes, una mezcla político-electoral y judicial; y en el 2018 reforma política parcial vía fast track.

Cada presidente quiere pasar a la historia como el gran reformador de las instituciones, pero el país sigue bajo la sombrilla de la corrupción y sin modernizarse institucionalmente .

Esta reforma 2018-2019 ha tenido toda clase de adornos: Reelección del Alcalde de Bogotá, propuesta de permisión para nombrar como ministros a los congresistas, etc.

Al terminar el 2018 el contenido de la reforma política terminó sin claridad sobre dos puntos básicos, la financiación estatal de las campañas y la definición del voto preferente.

En los últimos años la lista preferente desdibujó la disciplina de partidos y de bancadas. Permeó las tesorerías de las campañas, envalentonó a los congresistas que se creen no necesitan de nadie, pulverizó la disciplina de los partidos para volverlos nanopartidos ya que el esfuerzo para hacerse elegir es personal o familiar.