Covid también atacará la imagen de los mandatarios

Por Mauricio Ríos Giraldo

La inminente llegada del pico de la pandemia del covid-19, que aumentará los contagios y los fallecimientos por el virus, pero sobre todo la crisis económica en la que quedará sumido el país, puede llevar rápidamente a los gobernantes a pasar de la gloria al infierno en materia de imagen.

Las mediciones realizadas durante los tres primeros meses del aislamiento mostraron un rápido crecimiento en la aprobación de la mayoría de los gobernantes del país, especialmente de los alcaldes de las grandes capitales y los gobernadores de los departamentos más poblados. Hasta el presidente Iván Duque, que inició este año con un nivel de desaprobación histórico, repuntó gracias al coronavirus.

La rápida respuesta de la mayoría de los mandatarios locales, departamentales y del Gobierno Nacional, primero en la adopción de medidas de prevención y, segundo, en la activación de programas sociales para asistir a las familias vulnerables, les valió el reconocimiento ciudadano.

Además, el temor ante la amenaza del enemigo invisible, llevó inicialmente a la ciudadanía mayoritariamente a rodear a las autoridades…

* * *

Sin embargo, después de tres meses y medio las consecuencias de las medidas de protección aplaudidas y acatadas inicialmente, generaron una profunda crisis económica y una intensa fatiga en muchos que hoy cerraron sus negocios o se quedaron sin trabajo o no aguantan más tiempo encerrados o equivocadamente le perdieron el miedo al virus.

En ese contexto, con casi cinco millones de empleos formales perdidos por el covid-19, poco a poco son más los ciudadanos que comienzan a pasar necesidades y esperan ayudas del Estado, pero tanto las alcaldías, como las gobernaciones y la Presidencia tienen cada vez menos recursos para mercados y subsidios, y la caída en el recaudo de impuestos los llevará el año entrante a hacer grandes recortes en el gasto.

* * *

Así, en la era poscovid los mandatarios tendrán menos presupuesto y más necesidades, una mezcla que inevitablemente conduce a altos niveles de insatisfacción ciudadana que se puede convertir fácilmente en una visión pesimista a la hora de valorar a los gobernantes.

Las últimas encuestas, en las que casi todos los principales gobernantes del país -aunque conservan todavía buenos niveles de favorabilidad- perdieron puntos de aprobación, sugieren que el desgaste político por cuenta del coronavirus ya comenzó… Todo un desafío para los mandatarios.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar