Cali, julio 3 de 2022. Actualizado: sábado, julio 2, 2022 00:39

TEMAS DESTACADOS:

Los candidatos deben comprometerse a no implementar políticas que pongan en peligro los empleos

Las elecciones y la tensión empresarial

La tensión entre Gustavo Petro y el sector empresarial del país resulta preocupante, pues en caso de que el candidato llegue a la Presidencia de la República se podría dar una ruptura entre el gobierno nacional y el aparato productivo que tendría serias consecuencias para la economía de todo el país.

Petro habla de cambio, pero es imposible pensar un cambio positivo para Colombia sin involucrar al aparato productivo, pues allí están los grandes generadores de empleo y también los más grandes pagadores de impuestos.

En ese sentido, un gobierno que aplique medidas que lleven al cierre de grandes empresas no sólo puede ocasionar un aumento exponencial del desempleo, que equivaldría a más pobreza, sino que dejaría de percibir tributos necesarios para la inversión social, que son indispensables para atender y combatir la pobreza.

Por ello, es un error subestimar el temor de los empresarios y un error aún más grande creer que las medidas que afectan a las grandes empresas únicamente ponen en riesgo los intereses de sus propietarios.

El dinero no tiene nacionalidad, por lo tanto, un inversionista a quien las condiciones le resulten adversas para su negocio, cerrará y migrará su capital a otro país en el que tenga garantías jurídicas y de libre mercado. Por lo tanto, los verdaderos afectados cuando esto ocurre son los empleados y los proveedores.

Uno de los casos que más inquieta en relación a un eventual gobierno de Gustavo Petro es el de la agroindustria de la caña de azúcar, que es el gran motor de la economía en el Valle del Cauca.

¿Qué pasaría en este departamento si un nuevo gobierno aplica políticas como la expropiación de tierras, que ahoguen al gremio azucarero? Además de los 300 mil empleos que genera este sector, se vería amenazado todo el cluster del dulce, que va desde los grandes productores de confitería hasta los emprendimientos que producen manjar blanco artesanal.

El nuevo presidente, sea quien sea, debe pensar en la estabilidad laboral de millones de colombianos que dependen de sus empleos para subsistir y, por ello, debe promover políticas que propicien más fuentes de trabajo formal, que es la vía para mejorar la calidad de vida de quienes no tienen un ingreso digno.

Foto: Pixabay

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos




PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2022. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: