Rosa María Agudelo

Un año más tarde

Rosa María Agudelo

La forma en que se vivió el aniversario del estallido social nos deja varias reflexiones.

La primera, el papel que juegan los organizadores y su responsabilidad en los resultados. Hace un año invitaron a la ciudadanía a protestar, este año a realizar actividades culturales y a instalar mesas de construcción de paz.

La segunda, el papel de la fuerza pública antes y durante las actividades. Sin duda, una vez empezadas las marchas y las concentraciones su papel se dificulta, pues la contención de cualquier desmán implica el uso de la fuerza, que puede resultar desmedida.

Las acciones importantes son las realizadas previamente para evitar bloqueos e infiltraciones. Las ciudades hay que rodearlas y cuidarlas antes, no militarizarlas después. La prevención es la mejor acción. La tercera, el papel de la ciudadanía.

Los colombianos queremos un cambio pero no queremos que sea basado en la destrucción de lo que tenemos. La experiencia del 2019 y del 2021 nos enseña que el caos, fácil de generar en medio de concentraciones masivas, antecede al crimen. La cuarta, la participación de los políticos.

Hace un año, lejos de elecciones, el papel de la oposición en la organización del paro fue activo, esta semana, a solo un mes de la contienda, se replegó. El paro fue una gran acción de plaza pública preelectoral para quienes estarían en campaña este año.

La quinta, el diálogo social y el papel de las instituciones. Durante este año la sociedad civil y las entidades del Estado han impulsado múltiples escenarios que le han propiciado el trabajo en equipo desde la diversidad. Este 28 las cosas salieron bien, las dos caras de la luna siempre son posibles.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar