Que le paguen a los residentes

Dilian Francisca Toro Torres

Desde que estuve en el Congreso siempre quisimos garantizar el reconocimiento económico a los jóvenes profesionales de la salud que se forman en los centros hospitalarios, lo cual se ve reflejado en la Ley de Residentes aprobada en 2018. Posteriormente, en nuestra gestión desde la Gobernación se logró que en 2019, nueve meses antes de su implementación en el país, el Departamento la aplicara con los residentes del Hospital Universitario del Valle. Sin embargo, esta suerte no la han corrido la mayoría de sus beneficiarios en el territorio nacional.

Si bien este año el Gobierno Nacional comenzó a realizar los primeros pagos que equivalen a tres salarios mínimos para apoyar a los estudiantes en su sostenimiento y el pago de matrícula de los programas de posgrado médico, estos sólo han llegado a 689 de los 5.200 residentes que hay en todo el país. En este momento están retrasados los sueldos correspondientes a los meses de julio y agosto y el Gobierno no ha dado respuesta sobre cuándo se pondrá al día con esta obligación.

Como médica y defensora del sector de la salud considero que el pago a los residentes no significa solo un reconocimiento a ellos, también lo es para sus familias en especial para sus padres y madres, quienes deben asumir con sacrificio los altos costos de esta carrera mientras sus hijos realizan su práctica sin recibir ninguna compensación a cambio.

Además, en el marco de esta Pandemia la labor médica ha cobrado mayor significado, pues su principal misión es salvar vidas, por lo cual este estímulo representa un beneficio para los pacientes al recibir una atención con calidad y oportunidad.

Y es que esta ley además de crear el Fondo Nacional de Residencias Médicas y establecer un contrato especial para la remuneración mensual y el pago de prestaciones a los residentes, prohíbe a las clínicas y hospitales cobrarle a las universidades por la rotación de los residentes. También establece que los convenios entre los entes de formación y los centros médicos en vez de un fin de lucro, tengan por objeto la formación, investigación y la innovación, para fortalecer así el sistema de salud.

Si bien son loables los aplausos, homenajes y reconocimientos públicos que las personas e instituciones han hecho a la labor que ha cumplido el personal de la salud en el país frente a la crisis sanitaria, también es importante demostrarlo con hechos y uno de ellos es que el Gobierno apropie los recursos necesarios para que se cumpla con el compromiso de remunerarlos. Se trata de un acto de justicia con estos héroes de bata blanca.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar