Armar no es el camino

No más IVA a la canasta familiar

Mario Germán Fernández De Soto

Es la canasta básica familiar uno de los aspectos más sensibles para la sostenibilidad de un hogar en nuestro país. Por este motivo, no puede pretender ahora el señor Ministro de Hacienda extender el IVA a los productos que hacen parte de ella cuando terminamos un año con el 15,9 % de desempleo; que representa un aumento de 5,4 puntos porcentuales frente al 10,5 % del año inmediatamente anterior, lo que impactó notoriamente el decrecimiento económico de Colombia, a tal punto de llegar a casi un menos 8% en 2020, que al mismo tiempo se reflejó no solo en el estado de pérdidas y ganancias de las empresas, que han soportado valientemente la situación, sino que también estuvo marcado por el bajo consumo de los hogares, transmitiendo los efectos negativos a toda la cadena productiva y afectando fuertemente a la economía nacional.

El conjunto de bienes y servicios que una familia adquiere de forma habitual para vivir dignamente no puede vulnerarse a costa de imponer un mayor recaudo de ingresos para la Nación. El 60% de los productos de la canasta familiar ya están gravados con IVA, con las diferentes tarifas, puesto que algunos tienen un 5% y a otros se les aplica el 19%. No es viable, entonces, en los actuales momentos en que continúan las restricciones propias del aislamiento producido por la emergencia sanitaria, que se busque la universalización del IVA, así se aplique el mecanismo de compensación para los más humildes. Los alimentos que no están gravados son, a mí parecer, los más necesarios para el consumo de una familia colombiana, como el arroz, la panela, la sal, el queso, la leche, los huevos, los bananos, las naranjas, la papa, la yuca, la cebolla, el tomate, la zanahoria, el frijol, la arveja, las moras, el tomate de árbol, la carne de res, el pollo y el pescado, entre otros; lo que representaría de aplicarse esta medida, un incremento de hasta un 14 % de su valor.

Hacer una micro reforma tributaria de esta índole en Colombia en medio de la incertidumbre sanitaria y al mismo tiempo social, podría dar al traste con el propósito de combatir la pandemia en forma eficaz con una alimentación balanceada y rica en productos que fortalezcan el sistema inmunológico y que permitan un aislamiento más llevadero para los hogares.

El ingreso de nuevos recursos fiscales para la Nación no se puede financiar con el bolsillo de quienes tienen menores recursos, porque el crecimiento de la economía será lento en la medida que más tiempo se retrase la ejecución del plan de vacunación a la mayor parte de la población. Lo que sí pienso que tiene que hacer el Gobierno Nacional es una reforma tributaria estructural que, entre otras cosas, modifique el sistema de renta y las exenciones que están incluidas en el estatuto tributario y que hoy le representan al Estado dejar de percibir el 8,7% del PIB. De la misma manera, deben tomarse medidas severas para combatir el contrabando, que es una de las principales causas de la falta de ingresos, al igual que evitar la elusión fiscal y la evasión de los impuestos nacionales.

Es una equivocación muy grande, señor Ministro de Hacienda, desde todo punto de vista económico y por supuesto social extender el IVA a la canasta familiar.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar