La improvisación de Cali

Rosa María Agudelo Ayerbe

Los problemas de movilidad en el sur de Cali se hacen cada vez más críticos. Equivocadamente, algunos consideran que son coyunturales debido a las obras viales en el sector. Sin embargo, y aunque esta situación los ha agravado, el embotellamiento es estructural.

El POT aprobado en el 2014 propició la expansión hacia el sur sin considerar si la infraestructura era la adecuada para afrontarla. En las decisiones primaron los intereses de los dueños de las tierras y hoy estamos afrontando las consecuencias. Un sur colapsado, un centro abandonado y un norte desaprovechado.

Cali no puede seguir al garete en materia de planeación urbana y debe entrar en la senda de los conceptos técnicos cuyo fin último debe ser garantizar las condiciones para brindarles a sus habitantes calidad de vida.

Los urbanizadores que están densificando el sur realmente ¿creen que se ganaron la lotería? Ni regalado me iría hoy a vivir a Pance, sabiendo que para llegar a cualquier sitio de la ciudad debo aguantarme un trancón de más de dos horas en la Cañasgordas. ¿A quién y cuándo se le ocurrió meter 60 colegios y 9 universidades en una sola zona? Zona en la que ahora estamos haciendo edificios de más de 14 pisos. El otrora mejor vividero de Cali, ahora es un nudo gordiano en el que además no hay buena energía, ni suficiente agua, ni siquiera un servicio estable de internet.

Mientras esto pasa, duele que la redensificacion del centro no avance. ¿Qué pasó con este tema? ¿Seguimos en poder de la FAC? Devolverle el rumbo a la planeación de la ciudad es un reto para el nuevo alcalde. Un reto que requiere concepto, autoridad y transparencia.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar