#EnDefensaDe La Opinión

Iván Cancino

Bienvenidas las investigaciones de periodistas, bienvenidas las denuncias expuestas en medio de comunicación escritos, televisivos o radiales, que bueno los debates en redes sociales, lo que sí es cierto es que ninguna de las anteriores constituye sentencias condenatorias o absolutorias, son opiniones y puntos de vista, documentados unos, especulativos otros.

Muchas de esas personas que denuncian, investigan o dan su punto de vista sobre un tema coyuntural piensan que si no hay una apertura de investigación, una captura, un embargo o un reproche, entonces no hay justicia. Tienen un ego tan alto que se creen infalibles.

Colombia es un país social y democrático de derecho en el que, por lo menos en el papel, los jueces deben mantenerse dentro de lo que diga la Constitución y no seguir lo que diga el estado de opinión. Digo que en el papel porque en la vida real vemos a la Corte Suprema indignada porque se reconoce una garantía que es básica en el derecho de defensa; a la Corte Constitucional reconociendo el derecho a impugnar, pero cuatro salvan votos sobre la base errónea de que le corresponde al Congreso la defensa de la Constitución; al Congreso correr a aprobar un proyecto que da vía libre a la cadena perpetua por que lo pide la ciudadanía, sin atender a lo que dice el bloque de constitucionalidad y la eficacia de la ley, creyendo, unos de buena fe y otros movidos por el aplauso de las mayorías, que esa pena protegerá a los menores, lo que no es cierto.

Jueces que niegan libertades, o que legalizan procedimientos por miedo al que dirán. Tantos que se oponían al estado de opinión y hoy son muchos los que quieren vivir en este estado, tantos que creen que la verdad es una sola y que además sale de su boca, de su pluma o de sus redes.

También afortunadamente ve el país un sector muy importante y de diversas ideologías defendiendo aún el debido proceso, el derecho a una defensa justa, la resocialización, las segundas oportunidades, un sector del país cuya voz es fuerte y sabe que la libertad de expresión lleva a poder denunciar, opinar, investigar, pero no a sentenciar, eso le toca a un juez, a una autoridad judicial o administrativa, según el caso.

Tan se creen dueños de la verdad que cuando un periodista u opinador es criticado salen todos a defenderlo, lo cual es lógico y necesario, pero se creen capaces de señalar al gremio de abogados cuando salimos en defensa de un colega.

Yo no me considero periodista o comunicador por tener estos espacios, pero lo que si soy es un humanista y una persona que tiene carácter para defender garantías y derechos propios y ajenos. Jamás seré alguien que se silencie por insultos o críticas peyorativas o victimice de manera extrema.

Denuncias sí, investigaciones también, pero respetando el derecho de toda persona a defenderse en las instancias correctas.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar