Descarados

Natalia Bedoya

Apareció Iván Márquez con fusil en hombros, prófugo de la justicia, para exigir una revocatoria del presidente Iván Duque. Iluso y descarado, un narcoterrorista exigiéndole al pueblo colombiano.

Nada tiene que exigir, por el contrario, mucho tiene por pagar. La respuesta del Gobierno no debe ser otra que toda la fuerza para capturarlo, tras las rejas debe estar un delincuente como él.

Que vuelvan las épocas en donde nuestra fuerza pública con júbilo celebraba la captura de estos terroristas. No debe haber compasión, la persecución contra quienes siguen delinquiendo no debe cesar.

Una victoria como la captura de Iván Márquez sería un buen inicio de año, corregir el mal legado del expresidente Juan Manuel Santos.

Descarados, descarado el brazo armado, llamado disidencias de las Farc, pero también por las sendas del descaro transitan los “honorables” miembros del brazo político de las Farc, que con cara dura se atreven a llamar en redes sociales homicida al presidente Duque, ellos quienes pertenecían a un grupo armado que masacró a miles de colombianos durante más de 50 años, homicidas que se justificaban en una supuesta lucha ideología que solo existía en su imaginario colectivo, pues el narcotráfico fue su motor durante años. Las Farc como grupo armado sí eran homicidas.

Un brazo político y un brazo armado, con un precedente de impunidad, exigiéndole y ofendiendo a un gobierno legítimo, elegido en democracia con un nombre y hoja de vida intachable.

La justicia a los crímenes de las Farc es una deuda no saldada que debería ser pagada por el protagonista de este descaro antes de hacer exigencias. 2021 debe ser el año en el que logremos poner tras las reglas a quienes siguen delinquiendo. Feliz año nuevo.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar