Cerremos filas

Natalia Bedoya

Un llamado a la resistencia civil. Un país en donde no hay garantías judiciales y en donde el principio fundamental del sistema penal acusatorio se menoscabó por la politización de la justicia, convierte en necesidad que el pueblo demuestre su soberanía, llegó la hora de cerrar filas ciudadanas. Hago referencia a manifestaciones pacíficas ciudadanas en defensa de la democracia.

Lo que está en juego no es solo el buen nombre de un colombiano que le ha servido durante toda su vida al país, son los cimientos de nuestro estado de derecho. Permitir que los fallos judiciales se conviertan en el vehículo para derrotar políticamente a un hombre, significa condenar a la democracia al fracaso.

La medida de aseguramiento dictada por la Corte Suprema de Justicia contra el expresidente Uribe es una acción innecesaria y arbitraria. Permitiéndonos ver claramente los fines políticos que persigue. Además de ser una decisión basada en injerencias, tomada dos años y medio de iniciado el proceso, y sin prueba concreta sobre conversaciones directas entre el expresidente Uribe y testigo alguno, según se infiere de las transcripciones hechas en el fallo, una muestra de que más que ser una acción preventiva, la medida constituye una estrategia para debilitarlo políticamente.

Es imposible hablar de garantías cuando se vulnera el debido proceso. La Corte ha filtrado convenientemente a la prensa acápites del expediente y lo que es aún más grave ha dado valor a una prueba ilegal e ilícita, dejando un precedente de desconocimiento a una garantía reconocida en nuestra Constitución. A Uribe lo chuzaron ilegalmente y parece que la ilegalidad de la prueba ni siquiera sonroja a los magistrados. No hay otro camino. Resistencia civil.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar