Adoctrinamiento

Natalia Bedoya

Crear masas ignorantes y sin criterio es el objetivo de quienes pretenden convertir la educación pública en un sistema de adoctrinamiento.

La naturaleza de un proceso de formación permanente, personal, cultural y social, como una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes, se desdibuja al someter al estudiante a un proceso de adoctrinamiento que limita sus capacidades de crítica ante los diferentes matices de la vida.

Un sistema educativo de calidad es piedra angular para el desarrollo de cualquier sociedad, y a ello deben contribuir profesores, junto con familiares y el resto de la ciudadanía.

Sin embargo, cuando el adoctrinamiento entra por la puerta, la educación con calidad desaparece.

El adoctrinamiento es, quizás, la peor amenaza para una educación con calidad. Negar el adoctrinamiento en las instituciones públicas, es negar que hoy nuestros jóvenes están siendo blanco de la polarización que atraviesa el país.

El reciente caso de la foto de unos niños de un colegio de Montes de María sosteniendo una pancarta en la que se lee “Abrazamos a la JEP”, es uno de los tantos casos que demuestran el adoctrinamiento y la mala calidad de la educación pública, que hoy prende las alarmas y exige que el Estado tome medidas para frenar este fenómeno que impide que los jóvenes creen una conciencia social, para entender el mundo en el que viven y puedan en un futuro convertirse en agentes de cambio.

La izquierda y los defensores de la impunidad necesitan la escuela pública para adoctrinar a los jóvenes de mañana y afectar el futuro de la sociedad.

Debemos ser conscientes, denunciarlo y ponerle un alto. No más adoctrinamiento.

Comments