enero 08, 2019

Su difícil detección se da por su interacción con otros organismos

Ojo a enfermedades nosocomiales

El laboratorio de microbiología de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, es uno de los primeros laboratorios del país en adquirir la técnica de detección de la Legionella Pneumophila utilizando la técnica de sustrato definido.

La investigación tendrá como reto   evaluar el impacto de la presencia de esta bacteria en agua potable de un hospital, en diferentes puntos de la red de distribución como la zona de urgencias, zona de terapias respiratorias y duchas de agua caliente cuyos hábitats son los ideales para su desarrollo.

Se busca adicionalmente recomendar técnicas de eliminación de este patógeno y mejorar así la calidad de vida.

Las infecciones que produce esta bacteria se presentan con mayor frecuencia en recién nacidos, ancianos, pacientes con diabetes o EPOC, fumadores e inmunocomprometidos por otro tipo de diagnóstico, incluso puede llegar a afectar gravemente el corazón, el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos y los intestinos.

De las pruebas de laboratorio podría salir la alerta para buscar luego la solución del cómo se erradicaría esta bacteria y el primer paso es medir el impacto que ocasiona en los hospitales.

Este microorganismo se esparce y se transmite especialmente por aerosolización, es decir, por los ductos de aire y de agua potable, redes de distribución, aires acondicionados, calderas e incluso en aguas termales de poca circulación e ingresa como organismo patógeno al ser humano.

Su eliminación es compleja y es necesario implementar tratamientos diferentes a los comunes, como lo son la hipercloración e hipercalentamiento.

En las personas la multiplicación intracelular de la bacteria hace que se proteja así misma de los tratamientos antibióticos propios para combatir la infección, y al contrario, aumenta su proliferación masiva y por ende los riesgos son letales, porque deteriora la condición respiratoria del ser humano de una forma más rápida que los demás gérmenes comunes, especialmente en pacientes diagnosticados con neumonía.

La técnica de sustrato definido para detectar ésta y otras bacterias que afectan la salud de los colombianos, se basa en la capacidad de los microorganismos de hidrolizar sustratos cromogénicos (cambian de color) los cuales están presentes en el medio de cultivo; los microorganismos poseen enzimas que les permiten metabolizar dicho sustrato; en el caso de la Legionella pneumophila, al utilizar el sustrato, se libera un cromóforo que es el encargado de producir un color marrón.

Según la bióloga Gladys Rocío González Leal, directora del Centro de Estudios Ambientales y profesora asociada, “el futuro de los resultados de esta investigación permitiría irradiar la alerta a varios hospitales especialmente en zonas deprimidas o de gran confluencia.

Hacia allí la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito dirige sus esfuerzos, y abriría las puertas para encender las alertas y dar a conocer el alto impacto en la salud de los ancianos, niños recién nacidos o menores de cinco años; pacientes con EPOC, VIH, TBC, y otras enfermedades de tipo nosocomial o  aquellos que tienen su sistema inmune débil que pueden ser atacados por este tipo de bacterias llamadas también oportunistas porque vulneran los cuerpos de los más débiles”.