noviembre 30, 2018

El video fue rodado en Miami

No tengo nada: Sanz

No tengo nada

No tengo nada, el primer single de Alejandro Sanz anticipo de su nuevo álbum que se publicará en 2019, ofrece un extraordinario ejercicio de tensión poética en la plenitud expresiva de su carrera. De mensaje profundo, pero al mismo tiempo con calado universal, “No tengo nada” aborda esa inalcanzable obsesión del ser humano por poseer cosas cuando, en ese empeño, no es dueño de nada. Porque bien pensado, ¿de qué somos dueños en realidad?

Al final estamos muy acostumbrados a vivir en el pasado y en el futuro, que son dos tiempos verbales que no existen. El pasado se fue, y el futuro aún está por llegar…y tampoco sabemos si llegará. El presente es lo único que tenemos.

No tengo nada aún a la vertiente lírica y la épica. La imaginería de Alejandro Sanz configura un constante destello de invención, sentimiento y emoción, síntesis de las herramientas esenciales que levantan y construyen sus canciones. No tengo nada es una canción grande, pero al mismo tiempo respira y transmite el trabajo del artesano que trabaja con las manos.

No tengo nada cuenta con la producción de Julio Reyes Copello (Productor Colombiano, con quién ya trabajara en el álbum La música no se toca en 2012), Alfonso Pérez (músico que lleva acompañando a Alejandro en gira desde 1997), y el propio Sanz.

Grabado entre los meses de Marzo y Octubre de 2018, en los Art House Studios y Mow Studios en Miami, FL, el sencillo incluye un exquisito arreglo de cuerdas escrito por Julio Reyes y Alfonso Pérez e interpretado en la canción por The City of Prague Philharmonic Orchestra, hoy por hoy la mejor orquesta filarmónica del mundo. Con guitarras acústicas de Alfonso Pérez, piano y teclados de Pérez y Reyes, y Larnell Lewis (Snarky Puppy) a la batería, No tengo nada ha contado con Trevor Muzzy (Lady Gaga, JLo, Jason Derulo), como ingeniero de mezclas y el mastering de Gene Grimaldi (para Oasis Mastering).

El vídeoclip que acompaña el lanzamiento del sencillo es obra del realizador Jaume de Laiguana. A la hora de escoger quién sería el responsable de la parte visual de No tengo nada, Alejandro Sanz tuvo claro que sería el fotógrafo, diseñador y realizador catalán.

Desde su primer encuentro profesional en el álbum No es lo mismo (2003), la conexión artística entre Sanz y Laiguana ha regalado momentos mágicos, dos artistas que se entienden hablando el mismo lenguaje emocional.

El video de “No tengo nada”, rodado en Miami, presenta una fotografía deliciosa, ofrece una estética próxima a los encuadres cinematográficos de Hitchcock, y en sus colores, muestra las influencias del realismo urbano norteamericano de sus personajes, que escapan desvaneciéndose de forma sosegada desde los mismos marcos de un cuadro de Hopper.

Laiguana plasma una representación del amor con poética poderosa y peculiar, alejado del tradicionalismo que comúnmente asocia el amor con la pareja.

El vídeo de No tengo nada emerge como un tributo a la necesidad que tenemos las personas de recibir un abrazo. Inmersos en una soledad cotidiana, siempre mirando al frente y no hacia los lados, todos necesitamos algo tan sencillo y sensible como un mimo cotidiano.

Vivimos vidas individuales y, la mayor parte del tiempo, viajamos por la vida completamente solos. Muy pocas veces nos paramos a pensar que, a nuestro lado, alguien necesita algo tan básico y universal como una caricia verdadera. Y ahí deslumbra el No tengo nada de Alejandro Sanz. En esencia, no tenemos nada, pero, muchas veces sin saberlo, somos dueños de lo más importante.

No se pierda el vídeo de No tengo nada