enero 09, 2019

Hay malos hábitos en las exposiciones al sol

No hay bronceo saludable

Durante la época de vacaciones las quemaduras solares se incrementan. La exposición solar descontrolada puede causar quemaduras de segundo grado superficial, las cuales son muy dolorosas y pueden ser incluso mortales cuando son extensas y no son atendidas, causan deshidratación y favorecen la aparición de lesiones de piel.

Con frecuencia estas exposiciones se acompañan de aplicación de múltiples productos, utilizados por las personas con el fin de conseguir un bronceado o una tonalidad específica.

Muchos de estos productos son de fabricación casera y aumentan la potencia del rayo solar ocasionando la quemadura y lesiones de pigmentación de la piel de difícil manejo.

En consulta se atienden trastornos de pigmentación, generalmente lesiones hiperpigmentadas en cara, manos, y brazos.

Lesiones de cáncer de piel que pueden ser incluso muy agresivos como el melanoma.

En urgencias, se atienden los casos de exposición aguda al sol. Estas lesiones pueden suceder hasta 1 ó 2 días después la exposición y suelen ser muy dolorosas.

Los síntomas pueden ir desde enrojecimiento (quemadura de primer grado), ampollas (quemadura de segundo grado), reacciones severas asociadas además a síntomas generales como fiebre, escalofrío, náuseas y erupción cutánea (alergia solar) y la posterior descamación según el grado de profundidad de la lesión.

Las quemaduras solares se deben tratar con los criterios generales de gravedad de las quemaduras respecto de su extensión, localización, profundidad y factores de riesgo para compromiso del estado general.

Las quemaduras solares también pueden estar asociadas a los síntomas de insolación con desorientación, deshidratación y compromiso del sistema nervioso central que de no tratarse adecuadamente pueden incluso llevar a la muerte.

Los riesgos
Las quemaduras solares extensas, asociadas a ampollas, a deshidratación a fenómenos como golpe de calor o insolación pueden matar, además del riesgo que se presenta con las complicaciones propias de quemaduras extensas como son las alteraciones hidroelectrolíticas, la sobre infección.

Esto es más grave en niños. Las quemaduras solares pueden ser potencialmente letales, particularmente cuando son muy extensas por encima del 50% de la superficie corporal.

Incluso menos si está acompañado de deshidratación y pérdida de electrolitos.

Las quemaduras solares del 100% de la superficie corporal frecuentemente tienen que ser manejadas en las unidades de cuidados intensivos por su alto riesgo de mortalidad, el cual empeora si se ha profundizado por el uso adicional de sustancias utilizadas para un rápido bronceo sin protector solar.

Bloqueador y bronceador
El bloqueador solar es una sustancia que va evitar que los rayos UV tipo A y B afecten la piel. Esta protección varía y se recomienda que sea mayor a 35 FPS, disminuyendo así la probabilidad de presentar quemaduras y cáncer de piel.

Por lo general el bloqueador solar se acompaña de sustancias que mantienen hidratada la piel disminuyendo el daño por ésta causa.

EL bronceador es un producto que intensifica la síntesis de melanina, que es la responsable de darle ese color dorado a la piel.

Aunque algunos vienen mezclados con protectores solares, por lo general no es así, de tal forma que NO evita el paso de los rayos ultravioleta y favorece la presencia de quemaduras y daño celular.