octubre 10, 2018

Matar a Jesús

Leonardo Medina Patiño

El nombre de Jesús siempre ha sido enigmático. Varios autores lo han aplicado en sus títulos. Tal es el caso de JM Coetzee, premio nobel de literatura, con “La infancia de Jesús” o Saramago con “El evangelio según Jesucristo” o Jalil Gibrán con “Jesús el hijo del hombre”. Por supuesto, no siempre se trata de la vida del personaje bíblico.

Tal es el caso de lo que sucede con la película colombiana de Laura Mora que lleva el título “Matar a Jesús”. Una extraordinaria filmación que deja al cine nacional en buen escalonamiento en diferentes festivales internacionales y que promete un futuro sólido para el séptimo arte en Colombia.

Ahora que se habla de la economía naranja o la industria de la imaginación, debe posibilitarse a los jóvenes talentos exhibir sus producciones en todo el campo de las artes, con un presupuesto que realmente nutra sus empeños.

Vuelvo al tema inicial, me estaba extraviando. “Matar a Jesús” refleja humanidad, perdón, la lucha contra el aparato judicial que cada vez parece más ineficiente e indolente. Retrata una realidad agobiante como la violencia que a diario se percibe en las calles, muestra a ese sicario joven que desconoce quién es su víctima y mucho menos quién y por qué lo envía a asesinar a alguien, que para el caso de esta película era un profesor cálido y querido por sus alumnos y por su hija, protagonista del filme.

Refleja esa violencia que la directora supo en resumir en una frase lapídaria “La violencia nos unió tanto, que tememos deshacernos de ella” Invito a ver la película, antes de que se gane el premio Óscar de la academia de ciencias cinematográficas; y repetirla, una vez lo haya obtenido.