diciembre 05, 2018

La claridad de Clara

Miguel Yusty

En columna reciente analicé el éxito de la gestión de Clara Luz Roldan en Coldeportes. Destaqué la importancia deportiva y administrativa de los Juegos Bolivarianos y Centroamericanos.

Precisé la transparencia con que se habían llevado a cabo los procesos de contratación.

Establecí que el talento administrativo de Clara Luz fue la base para que Coldeportes se transformara en un Ministerio.

Escribí sorprendido como Colombia pasó a convertirse en una verdadera potencia deportiva, como nunca antes lo había sido, confirmando que los logros obtenidos en los Juegos Olímpicos estaban respaldados por una mano mágica, que como la de Clara Luz le dió forma y futuro al Instituto, que lo recibió postrado en la inoperancia y llevando a cuestas un tenebroso escándalo como el de los Juegos Nacionales de Ibagué.

Esta semana la exdirectora tuvo la oportunidad de desmentir y aclarar las inquietudes formuladas en los medios de comunicación.

De manera sencilla, estableció que toda la contratación había sido regida por las pautas de la autonomía territorial, para que los municipios desarrollen las competencias que establece la Ley.

De tal manera, que esta primera escaramuza de colocarla en la picota pública debe tener llorando a quienes se la inventaron.

El futuro político exitoso de Clara Luz encontró en estas pequeñeces la gran oportunidad para demostrar no solo su honorabilidad, sino para que todos los caleños recordemos que si la ciudad tiene la categoría de Distrito Especial Deportivo, y que hoy sea declarada la Capital Americana del Deporte, se debe al legado que dejó Clara Luz, cuando fue secretaria del Deporte y gerente de Indervalle.

La Claridad de Clara Luz se impuso por encima de las suspicacias y las envidias.