septiembre 12, 2018

Aquí se habla de uso racional del agua solo cuando escasea

¿Estamos preparados para enfrentar el Niño?

El uso racional del agua debe ser una campaña permanente.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (Nooa) indicó que existe una alta posibilidad (entre el 65% y el 70%) de que a finales de este año o en el primer semestre de 2019 se presente el fenómeno del Niño.

Si en la actual temporada de sequía, que según los especialistas en temas climatológicos y ambientales es normal, se han presentado problemas por incendios forestales y los caudales de los ríos han disminuido notablemente, durante el fenómeno del Niño las condiciones podrían llegar a ser muy complejas, pues las temperaturas serían mayores y las lluvias aun más escasas durante más tiempo.

¿Estamos preparados para afrontar este fenómeno climatológico? La pregunta, desde luego, apunta a iniciar desde ya un proceso que amortigüe los efectos de una sequía de mayores proporciones.

El país no puede cometer el error de esperar hasta que se confirme si el Niño se presentará o no para tomar medidas, pues muy seguramente será tarde cuando esto ocurra.

Por su cercanía al océano Pacífico, donde se origina este fenómeno, el Valle del Cauca sería uno de los departamentos en los que se sentiría con mayor intensidad.

Una sequía de esos niveles no solo aumenta el riesgo de incendios forestales, sino que también puede llevar a racionamientos de agua e incluso de energía.

Por eso, aunque sea una probabilidad, el Gobierno Nacional debe liderar desde ya la preparación para enfrentar el Niño.

El tema, desde luego, debe tener un importante componente pedagógico, que ojalá no sea coyuntural. Aquí se habla de uso racional del agua solo cuando escasea, y la campaña debe ser permanente, encaminada a lograr un cambio cultural, una ciudadanía que en abundancia o en escasez le dé un uso racional al agua. Si esto se logra, será más fácil afrontar este tipo de fenómenos.