noviembre 06, 2018

Crear una prima adicional afecta a las empresas y se traducirá en desempleo

El IVA y la economía

Lo que se está creando podría lesionar gravemente la economía nacional.

La extensión del IVA a la canasta familiar, propuesta en la reforma tributaria o ley de financiamiento promovida por el Gobierno Nacional, no solo amenaza las finanzas de los hogares de la clase media y la seguridad alimentaria de los estratos populares, sino que podría tener efectos nefastos para el aparato productivo nacional.

Si el IVA del 18% se aplica a toda la canasta familiar, el grueso de los hogares dejará de comprar productos o, en el mejor de los casos, reducirá las cantidades, y esto representará un golpe para el sector productivo.

No es gratuito que todos los gremios que agrupan a los productores de alimentos hayan manifestado su preocupación por los efectos que tendrá la reforma, pues terminará resintiendo la economía nacional.

El efecto final puede ser un círculo peligroso en el que la disminución de la capacidad adquisitiva de los estratos populares y la clase media afecte las finanzas de las empresas que abastecen la canasta familiar, y éstas, a su vez, se vean en la obligación de recortar personal para mantener el punto de equilibrio.

Lo que se puede crear con esta mal llamada ley de financiamiento es la desfinanciación de los hogares y de las empresas, una bola de nieve que puede ocasionar un desastre económico.

Por eso crear una prima adicional, para compensar el aumento del IVA, tampoco es la solución, pues afecta a las empresas y se traducirá en desempleo.

Los gestores de este proyecto parecen incapaces de ponerse en el lugar del grueso de los colombianos, y, en su afán de conseguir recursos para un Estado que no ahorra y no evita la corrupción, no miden los efectos.