julio 19, 2017

1 de cada 3 errores se originan en el etiquetado de los medicamentos

¿Cómo reducir los errores en medicación de pacientes?

La seguridad de los medicamentos es un aspecto que ha venido ganando mayor relevancia en los últimos años, generando además cambios y estrategias en beneficio de los pacientes.

Sin embargo, varios estudios revelan que el riesgo de muerte asociada al uso de los medicamentos sigue siendo muy alto, y aún más preocupante es que este problema se concentra especialmente en la utilización de estos en los hospitales.

Cada año, entre 44.000 y 98.000 personas mueren por errores generados durante la   atención en salud en hospitales, 7.000 de las cuales serían causadas por errores de medicación. La situación en Colombia no es muy diferente a este panorama, pues en el país se ha identificado que el 9 por ciento de los errores de medicación en hospitales se da por estas mismas causas.

Para Luz Adriana Aristizábal, Directora Médica de Vitalis, “todos los medicamentos tienen riesgos asociados a su uso y es responsabilidad de la industria farmacéutica, generar estrategias para mitigar la exposición de los pacientes a dichos riesgos durante el uso de sus productos. Los nombres similares entre marcas y principios activos, la similar apariencia entre productos y la información no legible o incomprensible constituyen los problemas frecuentes en etiquetado que causan mayor margen de error”.

¿Qué debe cambiar en el etiquetado?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó recientemente una iniciativa mundial para reducir los graves daños asociados a los errores de me-dicación. Gracias a un análisis interno que realizó Vitalis y a los estándares internacionales en materia de seguridad en medicamentos de las redes más reconocidas como ISMP, IMSN y FDA, se empezaron a identificar aspectos claves:

Diferenciación por colores: Distintivos de color como estrategia para promover la identicación adecuada entre diferentes productos (inter-clase). Es efectiva cuando el color no tiene asociación con ninguna propiedad del medicamento y cuando no hay un patrón de aplicación del mismo.

Diferenciación entre concentraciones : Estrategia reconocida para la identicación de las diferentes cantidades del activo en los medicamentos (intra-clase). Se recomienda el uso de colores con un adecuado contraste resaltando concentraciones específicas.

Orientación del texto vertical: Orientación del texto en una misma dirección, sin amontonar, y ubicando la información en un mismo campo visual de tal forma que maximice legibilidad sin tener que rotar o girar el envase.

Contraste de color: Legibilidad mediante el uso de colores que proporcionen fuerte contraste con el color de fondo de la etiqueta. Se debe evitar textos sobre fondo transparente o translúcido.

Evitar uso de abreviaturas peligrosas: No se utilizan abreviaturas, acrónimos o símbolos que puedan ser malinterpretados o que puedan dar lugar a confusión y por tanto a daños en los pacientes.