octubre 31, 2018

Si usted no sufre del corazón le invitamos a que las conozca

Cinco historias de terror captadas en imágenes en Cali

Hablar de actividad paranormal, en la mayoría de los casos, asusta a las personas. Pero si usted no sufre del corazón y no le da miedo, le contamos cinco historias de apariciones que quedaron captadas en imágenes en la ciudad de Cali.

El sótano

La primera historia acontenció en el sótano del edificio de Metrocali, allí dos hombres con su celular captaron la silueta de una mujer como si en sus brazos llevara un niño. En el video se escucha cómo los sujetos quedan asombrados por lo que perciben; en un momento uno de ellos pide al que lo acompaña que guarde silencio, pero de tal impacto, ambos continúan hablando sobre el dramático momento que viven.

Pelea entre el bien y el mal

Esta historia la vivió una periodista cuando iba por la Avenida Cañasgordas, era una gran noche, la luna estaba despejada y ella lo único que quería era tener un recuerdo de ese momento. Decidió fotografiar el astro que gira alrededor de la tierra; cuando observó la imagen que había captado, algo le llamó la atención y fue una figura en las nubes.

En ese momento no le prestó mayor atención y unos semáforos más adelante decidió parar su auto de nuevo y volver a fotografiar la luna. Para sorpresa de ella, cuando observó y comparó las fotos pudo constatar que aunque las imágenes fueron tomadas de distintos ángulos y diferentes lugares, la misma figura seguía presente. Otras personas aseguran ver a Lucifer sentado en su trono en esta imagen.

El gato negro

En esta imagen se observa un gato en la parte trasera de un taxi. Esta historia la vivió un integrante de la ‘mancha amarilla’ pero el que la narra es uno de sus compañeros: “La noche del 13 de mayo (día de la virgen de Fátima), mi compañero iba a recoger un pasajero al aeropuerto, todo iba normal hasta que pasó el peaje. Todo el día había estado laborando para llevar el sustento a su hogar; los vidrios siempre permanecen arriba porque es un carro climatizado y siempre lleva el aire encendido.

Cuando pasó el peaje, escuchó un ruido que no era normal en la bodega del carro; en el primer instante no prestó mayor atención, pero a medida que avanzaba el ruido se tornaba más fuerte. Tal fue la situación que mi compañero decidió parar para ver qué acontecía; encendió la luz interna del carro, miró por el retrovisor y no percibió nada; de un momento a otro decidió girar su cabeza y cuando alzó su mirada observó un gato. Algo que no había visto por el retrovisor. Lo paradójico es que el no sintió miedo y lo primero que hizo fue tomarle una foto.”

La niña

Hace algún tiempo, la persona que narra esta historia, estaba tomando unas cervezas con unos primos a las afueras de su casa; la cuadra estaba sola y la noche no estaba tan oscura. En ese momento de tragos, decidieron registrar el momento, para subirlo a redes sociales y así mostrar lo bien que estaban disfrutando en familia. Por lo regular siempre se toman más de dos fotos para elegir cuál subir, y más las mujeres. De un momento a otro uno de sus amigos le dijo que mirara la niña que estaba parada en una esquina, ella pensó que era broma porque no veía ninguna niña.

Cuando ampliaron la foto pudieron constatar que se veía la figura de una niña; para sorpresa de ellos y algo tenebroso, es que en la siguiente foto se observa la niña, pero no en la esquina de la casa, sino detrás de uno de sus primos.

El coro celestial

Con el avance de la tecnología, acceder a la información se ha vuelto cada vez más fácil. Los periodistas ahora tienen grupos de WhatsApp donde comparten noticias de los últimos acontecimientos. A una periodista le llegó una información sobre un árbol caído y que había dañado el antejardín de una vivienda, en el barrio Los Álamos, al norte de Cali. Ella decidió ir a cubrir esa noticia y cuando llegó al sitio lo primero que hizo fue tomar fotografías sobre lo ocurrido y las compartió a través de uno de estos grupos integrados por algunos de sus colegas. Cuando envió la fotografía, ciertos periodistas lograron ver algo extraño en la imagen, otros no veían nada. Al detallar la foto se puede ver como si fuera un coro integrado por más de 20 personas.

Estas historias quedaron captadas en fotos y videos; los hechos ocurrieron en diferentes sitios de la ciudad de Cali. ¿Verdad o mentira? A juzgar por usted, pero si tiene un video o imagen donde se vea algo del más allá; compártala con nosotros y cuéntenos la historia que vivió.