Cali, marzo 25 de 2019. Actualizado: lunes, marzo 25, 2019 20:26

TEMAS DESTACADOS:

Cali tiene un Programa de Reducción de Riesgos, el cual abastece de material limpio a los inyectores

El infierno de las drogas inyectables: las jeringas que acaban con la vida

De toda la variedad de drogas que existe a nivel mundial, una de las más peligrosas es la heroína. Según datos de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, Undoc, para el año 2016, 175 millones de personas consumían heroína en el mundo.

Para ese mismo año, al menos el 5,6% de toda la población mundial se había inyectado esta sustancia en su cuerpo.

Esta droga causa más de 167 mil muertes anuales en todo el globo por sobredosis.

Se estima que en el año 2018 al menos 11 millones de personas se inyectaban heroína a diario.

Según datos del Observatorio de Drogas de Colombia, 1,3 millones de adictos padecen de VIH; 5,5 millones sufren de hepatitis C y un millón de personas tienen ambas enfermedades.

La historia
Alexander, de 30 años de edad, es uno de los 11 millones de personas que se inyectan heroína actualmente en el mundo. A él lo encontramos en la Calle 14 con Carrera 18, en el barrio Sucre, en un lugar conocido como “La calle del zombi”.

“Esto se siente muy áspero”, dijo Alexander, mientras se sacaba de atrás de la oreja una jeringa de insulina, la cual tenía la aguja torcida, oxidada y sin filo.

Alexander, o ‘Peludo’, apodo que le pusieron sus conocidos, es adicto a la heroína desde hace más de siete años.

“A mí una bolsa de heroína me cuesta $6.000 y me alcanza para dos o tres inyecciones”, comentó Alexander, mientras de su canguro sacaba una bolsa ziploc bastante pequeña.

Después Alexander sacó de su canguro una tapa de betún, tomó una bolsita con un polvo blanco, lo esparció en la tapa, posteriormente lo disolvió con agua oxigenada, lo calentó con una candela, lo suministró a la jeringa y se lo inyectó.

Los riesgos
“Esta es la segunda vez que me inyecto en el día, la droga me hace efecto en dos o tres segundos, me siento como dormido y cosquilleo en el pecho”, comentó Alexander, con los ojos casi blancos, la voz tenue y muy tembloroso.

Alexander comentó una problemática que hace que el consumo de heroína sea un riesgo inminente: “Con esta jeringa nos hemos inyectado cuatro o cinco personas. Ahora se la voy a prestar a mi novia para que se inyecte”.
Pese a que la Alcaldía entrega kits para que los adictos se puedan inyectar de manera aséptica, ellos siguen compartiendo jeringas.

Jeringas limpias
Felipe Muñoz, coordinador del programa de Reducción de Riesgos y Daños de Santiago de Cali, habló sobre el progyecto que les otorga a las personas inyectoras kits con jeringas limpias.

“Este programa nació en el año 2015, en ese momento teníamos a 60 personas consumidoras de heroína. Actualmente tenemos un local en el centro de Cali, lugar en el que se focaliza el consumo. Aquí entregamos jeringas de insulina, agua esterilizada, torniquetes, algodón, gasas, cucharillas, alcohol, curas, pañitos húmedos y damos Analoxona, el antídoto a las sobredosis”.

El programa de reducción de riesgos también entrega información a las personas, aquí se les explica cuál es la diferencia entre una vena y una arteria, cómo se deben inyectar, dónde no inyectarse y los pasos para atender una sobredosis.

Este programa tiene un porcentaje de retorno de jeringas del 70%, el más alto del país.

“Para el 2018 tuvimos a 990 personas inscritas en este programa, se reciben aproximadamente 248 personas cada mes, 130 asistencias diarias. Para noviembre de este mismo año habíamos entregado 160 mil jeringas de insulina. Nosotros funcionamos con 500 millones de pesos al año”. puntualizó Muñoz.

¿Qué daños hace la heroína?
La médico Diana Marcela Tava, magíster en toxicología de la Universidad Nacional de Colombia, habló sobre los nocivos riesgos de inyectarse:

“Ellos se exponen al VIH y a la hepatitis por el préstamo de las jeringas. Las infecciones y las sobredosis también están presentes en los adictos”.

Según el Observatorio de Drogas de Colombia, la principal causa de muerte de los adictos a la heroína es el VIH y la sobredosis.

Esta es una droga que es de dos a cinco veces más potente que la morfina.

“Lo más grave es el riesgo de intoxicaciones y sobredosis. Esta última genera apneas y paros respiratorios. Hay diferentes tipos de heroína, lo que hace esto mucho más complejo.”, concluyó Tava.

Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2019. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: