mayo 15, 2018

Avanza restitución de tierras en el Valle

Víctimas vuelven a cosechar

Cerca de 1.400 solicitudes de restitución de tierras ha gestionado la Unidad de Restitucción de Tierras seccional Valle del Cauca en el presente año.

Así lo indicó la directora de la entidad en el departamento, Sandra Niño, quien explicó que de esas solicitudes cerca de 120 son en Jamundí, 100 en Buenaventura y 60 entre Florida y Pradera.

Algunas de estas solicitudes se encuentran en el sur de Jamundí y de Buenaventura, donde en las últimas semanas se vienen presentando problemas de orden público que podrían atrasar el proceso.

La señora Niño recordó que la Unidad inició el 2017 con 23 municipios intervenidos en el Valle del Cauca y al final del año tenía cubierto el 100% del departamento, gracias a la firma de los acuerdos de paz.

En Buenaventura la Unidad comenzó a intervenir zonas antes vedadas por la guerrilla como la zona del Bajo Calima, Cisneros, Sabaletas

Se entró también a zonas como Pradera y Florida que no se había intervenido por   dificultades de orden público y actualmente se trabaja en el desminado.

Sandra Niño manifestó que “ya se logró intervenir el 83% de los casos en el sexto año de la implementación del programa”.

En el Valle del Cauca se manejaron 3.937 casos de solicitudes de restitución. De estos ya se resolvieron 2.422 casos.

La funcionaria explicó que aproximadamente el 50% de estos casos no cumplían los requisitos para ser incluidos en el Registro de Tierras Despojadas. El resto fueron llevados ante jueces que han emitido decisiones en 666 casos.

Los municipios del Valle donde se han dado sentencias son Bolívar, Bugalagrande, Cali, Calima Darién, Dagua, El Aguila, El Cerrito, El Dovio, Ginebra, Buga.

De los 666 casos se han devuelto 8.176 hectáreas a familias campesinas y se han invertido a la fecha $6.793 en proyectos productivos.

Componente étnico
Según la Unidad de Restitución de Tierras, el Valle tiene la mayor intervención étnica con 23 comunidades, 19 de ellas en Buenaventura, de las cuáles Yurumanguí es la única que tiene sentencia.

Otras comunidades atendidas son Triunfo Cristal Paez en Florida.

En total son trece comunidades indígenas y diez afros.

Es de anotar que a comienzos del presente año salió la segunda sentencia étnica del país con el fin de devolverle 54.776 hectáreas al consejo comunitario del río Yurumanguí en Buenaventura, las cuáles corresponden a trece veredas.

Qué queda
Sandra Niño indicó que se está a la espera de la descontaminación de minas en sectores del Pradera y Florida para iniciar el proceso de restitución de tierras y el sur de Buenaventura, que en la actualidad tiene problemas de orden público, lo mismo que un sector de Jamundí que limita con Cauca.

En Jamundí hay aproximadamente 120 casos pendientes y en Buenaventura hay aproximadamente cien solicitudes

La intervención depende que la fuerza pública determine que hay condiciones de seguridad en esas zonas afectadas por la violencia.

Una esperanza
“Yo recuperé la esperanza con la Unidad de Restitución de Tierras” afirma uno de los campesinos de La Sonora en Trujillo, donde hoy cuenta ya con un proyecto productivo consolidado.

El beneficiario de la Unidad recuerda que los grupos ilegales le mataron el hermano y le tocó abandonar su predio de La Sonora, con una serie de deudas, créditos que había adquirido, tenía embargos y ahora tiene en su finca 750 gallinas que está produciendo 700 huevos diarios y espera a futuro tener mil gallinas más porque afirma que no da abasto, y además está generando empleo.

También siembra plátano, banano y cría de cerdos.

Otro señor tiene 2.500 plantas de pimentón en invernadero, cuya construcción le costó $15 millones, recursos que ya lo recuperó con la primera cosecha y espera tener su segundo invernadero.

En Bugalagrande, Trujillo y Tuluá hay familias que están sembrando 400 hectáreas de café y se las está asociando para comercializarlo a gran escala y exportarlo, con el apoyo de la Agencia de Cooperación Japonesa.

“Estamos reforzando el tema de la asociatividad en el Valle del Cauca porque la idea es que ellos manejen sus propios negocios y se autosostengan” afirma Sandra Niño, directora de la Unidad de Restitución de Tierras en el Valle.

La señora explica que no es sólo entregarle el predio a la víctima, la Ley habla de un enfoque transformador e integral que permita mejorar las condiciones de vida de la persona cuando abandonó el predio.

El apoyo a la víctima además de la entrega del predio tiene un componente de vivienda a cargo del Banco Agrario.

Así mismo, se la apoya con un proyecto productivo por aproximadamente $30 millones el cual viene acompañado de una asistencia técnica durante dos años. Antes del desembolso se mira cuál es la vocación de la familia, si es agricultura o ganadería.

También se los apoya en la seguridad alimentaria, cómo generar una huerta para su propio consumo y otros temas de educación, salud, que buscan la reparación integral de la familia.