agosto 08, 2018

Hay que rodear al nuevo Gobierno, para que gane el país

Una oportunidad para Colombia

Apostarle a que un gobierno le vaya mal para obtener réditos electorales es la actitud más mezquina que puede tener un político, pues en su afán de fortalecerse a partir del fracaso de otro, no le importa perjudicar al pueblo que dice defender.

Ayer empezó el mandato del presidente Iván Duque, quien, además de los problemas del país, tendrá que enfrentar opositores que parecen, por sus discursos y actitudes, dispuestos a atravesársele en el camino para no dejarlo avanzar.


Su opinión es muy importante para nosotros, lo invitamos a participar:


Esto no es justo con Duque, tampoco con los 10.4 millones de ciudadanos que lo eligieron por amplia mayoría, ni con todos los colombianos, hayan votado por él o no, pues el cambio de gobierno es siempre una nueva oportunidad, y sea quien sea el nuevo mandatario, el país entero debe hacer votos para que le vaya bien, pues si al presidente le va bien, al país le irá bien.

Lo anterior no puede entenderse como un llamado al unanimismo, no, pues todo gobernante necesita contrapesos políticos, pero una cosa es el control y la crítica que tienen como fin construir y corregir, y otra cosa es la oposición per se, que solo busca destruir.

Hay sectores que aún no asimilan el resultado del 17 de junio, pero deben entender que la campaña terminó ese día y que extenderla durante cuatro años solo servirá para radicalizar las diferencias y llevar el país por el peligroso camino de la inestabilidad política.

Por eso a la oposición hay que pedirle que asuma su rol con grandeza, así como al Gobierno hay que pedirle que trabaje por todos los colombianos sin ningún tipo de distingo.

Dejar gobernar a Duque, más que una oportunidad para él es una oportunidad para Colombia.