abril 16, 2018

Rompiendo mitos

Una opción para la esclerosis múltiple

Colombia rompe los mitos entorno a la marihuana.

Hoy en día su uso como innovación terapéutica y la llegada del primer medicamento a base de cannabis para pacientes con esclerosis múltiple, les permitirá a pacientes de difícil manejo tener una opción que mejore sus síntomas, funcionalidad y calidad de vida.

En el mundo, más de 2 millones de personas sufren de Esclerosis Múltiple (EM)[1], enfermedad que altera el sistema nervioso. En Colombia, se estimó en 2013 que hay aproximadamente 7,5 casos por cada 100.000 habitantes en el país.

Como uno de los síntomas más comunes y discapacitantes de la esclerosis múltiple se destaca la espasticidad.

Síntoma caracterizado por rigidez muscular progresiva, calambres y espasmos musculares que producen dolor, limitación funcional, y deterioro significativo de calidad de vida, con impacto en los ámbitos laboral, familiar, social, entre otros.

La espasticidad, empeora a medida que la enfermedad avanza. En la actualidad, hay tratamientos que buscan aliviar dicha situación, no obstante, estas terapias se asocian con frecuentes eventos adversos y escasa efectividad, donde cerca del 60% de los pacientes no responden satisfactoriamente a la medicación, requiriendo dosis altas o combinación de varios medicamentos, lo cual también aumenta los riesgos.

Rompiendo mitos
Gracias a la aprobación del Invima, Colombia cuenta hoy con el primer medicamento derivado del cannabis coadyuvante en el tratamiento de la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple moderada a severa, que no han respondido a terapias anti espásticas previas.

Un medicamento como este, es distinto al cannabis de uso recreativo y medicinal pues se produce a través de un proceso patentado y estandarizado que garantiza que las concentraciones de las sustancias activas del cannabis, Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD), se encuentren en una proporción balanceada, en todos los lotes producidos y en cada una de las pulverizaciones, lo que permite estandarizar la dosis, conseguir un resultado satisfactorio, evitando las altas concentraciones y los riesgos asociados a los cannabinoides.

Seguridad
Es el único medicamento derivado del cannabis, que ha demostrado en estudios clínicos mejoría en la espasticidad, y los síntomas asociados a esta, mencionados anteriormente, mejorando la percepción de los pacientes y los cuidadores acerca de su estado funcional y de salud.

Cuenta con estudios a largo plazo que demuestran este beneficio, y confirman el favorable perfil de seguridad del medicamento. En estos estudios no se han evidenciado diferencias significativas en la aparición de efectos psicoactivos comparado con placebo, tampoco, mayores efectos sobre la capacidad de razonamiento y cognición, ni el estado de ánimo; tampoco ha mostrado generar abuso ni adicción en el uso a corto y largo plazo.

Este medicamento ha sido aprobado en 30 países del mundo. En Colombia es un medicamento de prescripción exclusiva bajo formula médica, en pacientes mayores de 18 años con la indicación precisada en el registro sanitario, y solo puede ser prescrito por especialistas y dispensado en farmacias autorizadas por el Fondo Nacional de Estupefacientes.