Junio 16, 2017

Una muy mala señal

Es muy peligroso que las autoridades, sobre todo las Fuerzas Armadas, caigan en la tentación de intimidar a la prensa.

Ojalá el incidente entre el Ejército  Nacional y Noticias RCN sea la equivocación de un oficial de la institución y no parte de una estrategia para intimidar a los medios de comunicación que se atreven a publicar información que el Gobierno Nacional oculta.

El pasado 26 de mayo Noticias RCN hizo pública una carta dirigida por el general Javier Flórez, jefe del Comando conjunto de monitoreo y verificación, al alto comisionado de paz, Sergio Jaramillo, en la que expresa su preocupación ante la posibilidad de que las Farc, con motivo de la celebración de su aniversario 52, realicen actividades políticas en poblaciones aledañas a las zonas de concentración sin haber entregado las armas.

Según informó el medio de comunicación, luego de la publicación de la carta, el oficial llamó a la periodista Martiza Aristizábal, quien presentó la información, y además de exigirle que le revelara la fuente a través de la cual obtuvo la misiva, la responsabilizó de intentar destruir el proceso de paz. Días después la comunicadora recibió una citación a indagación prelimilar por este caso, por parte del Comando conjunto de monitoreo y verificación.

Si bien la citación fue anulada luego del justo reclamo de Noticias RCN, el caso sienta un precendende perverso, por varias razones: la primera es la violación a la libertad de prensa, al tratar de obligar a una periodista a que revele información sobre una fuente. La segunda, el abuso de poder, al utilizar el peso de una institución para presionar a un medio de comunicación, y, la tercera, el afán de ocultar información relacionada con las Farc. Ojalá este caso no sea la confirmación de que ahora el Ejército tapa información relacionada con la guerrilla.