julio 10, 2018

Cali está lejos del ideal de reducir su tasa de homicidios

Una deuda de la Nación con Cali

Ojalá el nuevo Gobierno le dé la mano a la ciudad en la lucha contra la delincuencia.

La Alcaldía de Cali, la Gobernación del Valle del Cauca, la bancada de congresistas de este departamento y la dirigencia gremial deben conformar un frente común para gestionar ante el nuevo Gobierno Nacional los apoyos que requiere Cali.

En entrevista con el Diario Occidente, el secretario de Seguridad de Cali, Andrés Villamizar, quien lleva menos de dos meses en el cargo, dijo que la ciudad, según su tamaño y su complejidad, tiene un déficit de dos mil policías, y en materia de Policía Judicial y personal del CTI necesita al menos mil funcionarios y solo tiene 350.

Es cierto que en el último mes (junio) se presentó un balance de reducción en materia de muertes violentas, pero Cali está lejos del ideal de reducir su tasa de homicidios a un dígito por cada cien mil habitantes, y para lograr ese gran objetivo es necesario contar con el pie de fuerza y el personal de investigación suficientes para aumentar la efectividad de las autoridades y reducir la impunidad mediante la captura y el procesamiento oportuno de los delincuentes.

Si bien hay que confiar en la ecuanimidad del presidente Iván Duque, por encima de los resultados electorales, que en Cali y el Valle del Cauca no le fueron tan favorables como en otras zonas del país, las fuerzas vivas de la ciudad deben emprender desde ya las gestiones encaminadas a lograr que el nuevo mandatario le dé la mano a la ciudad en la lucha contra la inseguridad.

Los gremios de la región, que tienen una muy buena interlocución con el presidente electo y su equipo, tal vez mejor que la de la dirigencia política vallecaucana, deben acompañar esta tarea, pues los problemas de seguridad de la ciudad no solo impactan la calidad de vida de los caleños sino la productividad misma de Cali.