marzo 16, 2017

Una cuestión de solidaridad y responsabilidad

Los caleños deben ser pacientes con el ingreso de vehículos de carga pesada por estos días a la ciudad

El ingreso de vehículos de carga pesada a Cali, con motivo del cierre de la vía a Buenaventura, debe verse como un acto de solidaridad de la capital vallecaucana con los habitantes del puerto y como un acto de responsabilidad con la economía nacional.

Por eso la cogestión vehicular en el norte y el oeste de la ciudad por cuenta del paso de camiones y tractomulas mientras se reabre el paso por la vía Mediacanoa – Loboguerrero, no debe ser factor de discordia, los caleños deben entender que de esto depende no solo el abaste cimiento de alimentos y gas para los bonaverenses, que además por estos días padecen largos cortes de agua, sino el transporte oportuno de buena parte del comercio internacional del país.

Quiere decir lo anterior que al permitir el paso de estos vehículos por Cali, los habitantes del oeste y el norte de la ciudad están sacrificando parte de su tiempo y de su comodidad por el interés general, es una forma de colaborar para los 500 mil habitantes del puerto no queden aislados.

Ahora bien, el Gobierno Nacional debe ser consciente de lo que representa para Cali el ingreso de vehículos de carga pesada, por eso debe agilizar la remoción del derrumbe, para que este plan de contigencia sea lo más corto posible, pues además de congestión, el paso de camiones y tractomulas afecta el estado de vías y puentes que fueron diseñados para el tráfico local, no para el paso en un mismo día de 1.500 automotores de hasta 40 toneladas de peso cada uno.

A los caleños, entonces, hay que pedirles paciencia, y al Gobierno Nacional, eficiencia.