julio 10, 2017

Un negocio ambiental

El objetivo con las bolsas no puede ser el de lograr otro ingreso para el Estado, sino desestimular su uso.

La iniciativa que busca desestimular el uso de las bolsas plásticas en Colombia es bienvenida, como todas aquellas que propendan por la conservación del medio ambiente y la formación de ciudadanos responsables con los recursos naturales y la sostenibilidad del planeta.

Sin embargo, en la adopción de este tipo de medidas se deben tomar las precauciones para evitar que su aplicación obedezca a razones diferentes a las ambientales. En el caso en cuestión, el cobro de las bolsas plásticas no debe asumirse como un negocio para el Gobierno Nacional ni tampoco para los establecimientos encargados de realizar el recaudo de este gravamen.

En el primer caso, el Gobierno debe reforzar el cobro de las bolsas con una campaña de largo aliento que explique los prejuicios ambientales que trae el uso de los empaques plásticos para convencer con argumentos a los colombianos; es fundamental que desde la educación básica se refuerce este concepto en las nuevas generaciones y que se promuevan las envolturas amigables con el medio ambiente. Si esto no se hace, la gente se acostumbrará a pagar por las bolsas y las seguirá utilizando. Lo importante en este caso para el Gobierno no puede ser el ingreso por este concepto, sino cambiarle el chip a las personas.

Lo otro es que se debe monitorear a los establecimientos comerciales, porque empiezan a escucharse quejas de ciudadanos que han acudido a almacenes que no deben cobrar las bolsas y lo están haciendo, claramente estos negocios le están sacando provecho particular al tema. Otros, aprovechando que no hay monedas de $20, que es el valor del impuesto por bolsa, están cobrando la unidad a $50.

Los réditos de la desestimulación de las bolsas deben ser netamente ambientales, si el tema se vuelve negocio para el Gobierno o para particulares, pierde su escencia.

  • gladys

    lo que el gobierno debe hacer es no obligar a cobrar las bolsas sino obligar a que no se fabriquen, esto de cobrar las bolsas es otra punto mas de corrupción.