abril 21, 2017

Renovando con el apoyo de la clientela

Un café diferente en el centro de la ciudad

Comenzar un negocio desde cero, o adquirir uno que ya lleva funcionando algún tiempo. ¿Qué será más difícil?
Según Viviana Rojas, administradora y propietaria de Me Latte Café, ambos escenarios en el momento de hacer emprendimiento tienen sus pros y sus contras.

“Para mí los dos escenarios son complicados, tanto adquirir, como empezar de cero. Porque cuando uno adquiere un negocio está con la línea de la otra persona,  entonces es como reorganizarlo, pero la verdad es que ya están los clientes, la gente lo conoce”, dice Viviana, quien cuando adquirió el café en pleno centro de Cali este ya llevaba funcionando aproximadamente tres años.

Entonces asumió  el reto de sacarlo adelante y mantener cautiva a la clientela, atraer a nuevas personas, además de ofrecer nuevos productos.

Y es que ella, politóloga de formación, que como dice, no sabía cocinar, aprendió a hacerlo y a querer este oficio como empleada en un restaurante, lo que la motivó a estudiar gastronomía y hacer un curso sobre café porque ya en su mente tenía proyectado montar un negocio donde esta bebida fuera la principal.

“Yo tenía pensado montar un negocio y el café en un país como Colombia me parece vital, importante, pero el centro  más allá de ser centro ha adquirido nuevas propuestas, restaurantes grandes, pensé en proponer algo diferente para esta zona de la ciudad”, dice Viviana.

Entonces se le presentó la oportunidad de adquirir Me Latte Café, que ya venía un buen tiempo funcionando en pleno centro de Cali y ponerle su  estilo personal.
“Quería tener un negocio de café pero más allá del café es el té, el vino, una cerveza, algo más allá del almuerzo, como algo rico para la tarde”, explica.

Renovación
Es así como renovó la carta y ensayó propuestas nuevas dentro de este emprendimiento que acababa de comenzar, y para eso se guió mucho por las recomendaciones de  los clientes que ya frecuentaban el lugar.

Hoy en día, luego de escuchar a la gente, además del café y sus  preparaciones, ofrecen repostería, ensaladas, pastas y sobre todo almuerzos ejecutivos, galletas, postres.
“Innovamos en la pasta que la hacemos nosotros, las tortas se están preparando acá, es como volver a lo natural, no tanto producto tan elaborado”, dice la administradora quien agrega que además  el café que ofrecen es orgánico y  traído de La Plata, Huila.

Me Latte Café se ha ido posicionando en el sector y  hoy en día sus clientes cautivos son personas que trabajan en los alrededores, en las  oficinas, los bancos y algún visitante de la zona.

En el negocio genera dos empleos, el cocinero y la mesera, pero afirma que para   tener un negocio no se puede pretender ser dueño y  sentarse y mandar. Uno tiene que desde lavar el plato hasta manejar la plata, administrar todo.