enero 10, 2018

Un año histórico

José David Solís Noguera

La sociedad en que vivimos enfrenta a los ciudadanos no sólo a grandes retos personales y familiares, sino también a trabajar por mejorar nuestras condiciones de vida como el activo más importante de las ciudades. Uno de los mayores retos que tendremos que afrontar en este año abrirle el corazón a la paz y unirnos como colectividad social por el bienestar de la convivencia humana.

A los colombianos nos cuesta aceptar los cambios y eso debe empezar a transformarse en una sociedad que pide a gritos sanar las heridas del pasado.

El mundo tendrá puestos los ojos en nosotros como país, porque las Farc llegarán oficialmente al Congreso a tratar las diferencias de un conflicto que no se cierra de la noche a la mañana.

El asunto importante es volvernos a recargar de confianza, apostándole a debates constructivamente civilizados.

A pesar de la incertidumbre de quién será nuestro próximo presidente, las desmesuradas alzas de enero, el injusto aumento del salario mínimo, el desempleo y la inseguridad, podemos decir con esperanza que este será un año histórico para el futuro del país.

Los colombianos tenemos en las urnas de marzo y mayo una oportunidad única para cobrarles a los políticos corruptos el daño – moral, ético y de desarrollo regional – que han causado de manera sistemática durante tantos años de poder.

El 2018, llega con una ilusión más de ver a nuestra selección dejando en alto – en el mundial de fútbol en Rusia – los colores de un país que sigue siendo alegre y optimista pese a las circunstancias de nuestra realidad. Un feliz y gran año.