abril 18, 2017

El universo sigue mostrando sus misterios

Tras la búsqueda de nuevos planetas

POR: OSCAR DUQUE

La tecnología ha permitido en las últimas décadas fortalecer la investigación del espacio profundo y conocer un poco más sobre nuestro vecindario celeste.

Hacia finales del siglo XX los instrumentos ópticos con que contábamos, sólo nos permitían observar los ocho planetas vecinos que conforman el Sistema Solar, así como tener una mejor visión de lejanas estrellas que se veían a simple vista.

Pero a medida de que los telescopios fueron dotados con la más moderna tecnología óptica y complementado su uso con los radiotelescopios, fue posible ver más allá.

Además, la puesta en órbita de la tierra del telescopio espacial Hubble permitió dar un vuelco en el desarrollo de la observación estelar y mirar mucho más allá de lo que podemos observar.

El descubrimiento de planetas orbitando otras estrellas no sólo permite avanzar en la investigación sobre nuestro universo sino que además es un impulso a la búsqueda de posible vida fuera del sistema solar.

Hoy, los científicos no desfallecen en la búsqueda de un planeta similar a la tierra y que tenga la posibilidad de albergar vida.

La búsqueda
Buscar planetas fuera del sistema solar ha tenido sus inconvenientes debido a que estos no generan luz propia, entonces hay que utilizar diferentes técnicas para detectarlos como la astrofotografía, el cambio de brillo de la estrella, entre otros.

Ya científicos como Giordano Bruno e Isaac Newton en siglos pasados habían mencionado la posibilidad de que las estrellas que observamos tuvieran sus propios planetas orbitándolas como ocurre con el Sol.

Hoy en día esas hipótesis se han podido comprobar luego que desde la década de los 90 del siglo pasado los astrónomos de América y Europa iniciaron una carrera por detectarlos, lo que ha permitido arrojar resultados positivos y hasta la fecha ya se han encontrado cerca de cuatro mil exoplanetas.

El nombre

Los científicos los llaman exoplanetas o planetas extrasolares porque giran alrededor de estrellas diferentes al Sol.

La mayoría de ellos tienen la característica de Júpiter, es decir, es un planeta gigante y gaseoso y son pocos los candidatos a ser terrestres como el nuestro.

Algunos científicos plantean que aún no se encuentran planetas pequeños o similares a la tierra porque no se tiene en la actualidad los instrumentos para poder detectarlos.

Lo cierto es que desde 1992, desde que se descubrieron los primeros exoplanetas nuestros cielos se han llenado de estos cuerpos siderales.

 

Los esfuerzos

Los esfuerzos por detectar estos cuerpos no han sido en vano y las primeras noticias de su existencia ocurrieron en 1992 cuando astrónomos que trabajaban con el radiotelescopio de Arecibo encontraron anomalías en el brillo del pulsar Lich ubicado en la constelación de Virgo, a 980 años luz de la tierra. Lo anterior quiere decir que si nosotros tuviéramos una nave espacial que viajara a la velocidad de la luz, tardaríamos en llegar a este pulsar y sus planetas acompañantes 980 años.

Lo anterior fue una sorpresa ya que durante décadas atrás se venian buscando planetas extrasolares en estrellas parecidas al Sol y no en objetos estelares como los pulsares,
En esa ocasión los astrónomos encontraron dos planetas que se movían alrededor del pulsar mencionado y se planteó la hipótesis de que su origen fue el resultado de la explosión del pulsar.

A raíz de lo anterior los astrónomos centraron su atención en otras estrellas y para muchos de ellos, estrellas con temperaturas más frías que el sol resultaron como candidatas perfectas, lo que ha sido demostrado en sus investigaciones, en las que se han encontrado muchos exoplanetas.
Misiones

El descubrimiento de los planetas fuera del sistema solar se intensificó a raíz de los primeros hallazgos y las agencias espaciales Nasa de Estados Unidos y ESA de Europa desarrollaron sus propios programas para detectarlos.

La ESA lanzó el satélite Corot en el 2006 con un potente telescopio que permitió el descubrimiento hasta el fin de su misión en el 2013 de varios exoplanetas tipo jovianos, es decir,parecidos a Júpiter, entre los que se pueden destacar.

La sonda de la misión Kepler fue lanzada por la Nasa en 2009 y estuvo hasta el 2013 en los que detectó más de dos mil candidatos a planetas, muchos de los cuáles fueron confirmados.

Kepler ubicó planetas parecidos a Júpiter y a Neptuno y uno terrestre orbitando una estrella parecida al sol.

Continuidad
La búsqueda de planetas que hagan su movimiento de traslación sobre estrellas distinta al sol continúa. Precisamente a comienzos del presenta año científicos norteamericanos anunciaron que encontraron girando alrededor de la estrella enana roja Trappist 1, el primer sitema estelar masivo con siete planetas parecidos a la tierra.

La búsqueda de planetas extrasolares ha sido tomada con mucho rigor científico. Por eso, a pesar de que se encuentran muchos candidatos, no todos clasifican como planetas.

Hoy, la búsqueda de los exoplanetas es también una oportunidad para investigar planetas similares como la tierra, que tengan capacidad de albergar vida.
Antes de 1992 sólo se conocía de la existencia de los ocho planetas del sistema solar, en el 2017 se conoce que ya hay más de cuatro mil posibles planetas detectados, de los cuáles cerca de 3200 ya han sido confirmados en las diferentes estrellas que observamos en noches despejadas.
Y los descubrimientos seguirán.