mayo 31, 2018

¿Cuál será el efecto operativo para el MIO si esta terminal no se puede construir?

Terminal Sur, ¿un lío eterno?

Hay que insistir en una salida concertada para este proyecto, pues el sistema de transporte lo necesita.

La decisión del Consejo de Estado que dejó en firme la suspensión de tres meses de la obras de la Terminal Sur del MIO, en el sector de Valle del Lili, contrario a distanciar a las partes (comunidad y Metro Cali), debe llevarlas a buscar un punto en común que permita la ejecución del proyecto satisfaciendo tanto las inquietudes ambientales de los vecinos de la obra, como la necesidad que tiene el sistema integrado de transporte de contar con un punto de llegada y salida para su flota en este importante sector de expansión de la ciudad.

Este caso ilustra los costos de no conciliar, que no son solo financieros sino también sociales.

Si bien Metro Cali hizo un esfuerzo por socializar el proyecto, tal vez no lo hizo de manera oportuna, la mayor divulgación se dio cuando empezaron las protestas ciudadanas.

Además, en obras que involucran un componente tan sensible como el medio ambiental, cada vez más importante para la comunidad, debe haber disposición a la realización de ajustes, o se corre el riesgo de que a través de recursos legales se vuelva irrealizable.

¿Cuál será el efecto operativo para el MIO si esta terminal no se puede construir? ¿Es legalmente imposible ubicar la obra en otro predio libre de dudas ambientales? ¿La Alcaldía y Metrocali ya exploraron la validez de algunas de las alternativas que se han planteado en ese sentido?

¿Ya no hay nada que hacer para lograr un punto intermedio? Si este proyecto se vuelve un pleito perpetuo, perderán todos los actores y perderá la ciudad.