mayo 14, 2018

Temores electorales

Rosa María Agudelo Ayerbe

Definitivamente, el miedo es un motor de la campaña presidencial y Petro uno de los candidatos que mayor incertidumbre genera. 

El candidato de la izquierda propone un cambio  de modelo económico que replantea importantes segmentos productivos.

El primero es eliminar el petróleo y el carbón como fuentes de ingreso debido al impacto ambiental.

¿Cómo sustituir los billones que le representan al Estado sin los cuales se reduce la capacidad de inversión del gobierno?  La segunda propuesta de alto impacto para la economía es la de tierras.  

Los anuncios a los azucareros del Valle y a los palmeros de la costa de comprárselas con bonos del Estado a largo plazo para entregárselas a cooperativas campesinas alteraría de manera sustancial el PIB de estos departamentos.

En el caso del Valle, el closter del azúcar, sin desconocer su impacto en el uso del agua, es uno de los pilares de su economía. ¿Es posible que cooperativas campesinas las reemplacen económicamente?  Un tercer aspecto tiene que ver con el fortalecimiento de la banca pública y con el uso de los recursos de los fondos de pensiones privados para financiar la industrialización.

¿Qué alcance tiene? Estoy de acuerdo con Petro en que Colombia es un país inequitativo y en que hay que luchar contra la pobreza.

Sin embargo, me pregunto: ¿acabar con los actuales esquemas productivos, con los pocos en los que somos competitivos, es la solución? ¿Es necesario “comprar” Incauca para dársela a otros? El capital no tiene nacionalidad.

Los primeros que se fueron de Venezuela fueron los “ricos” aquellos a los que el gobierno les “compró” las empresas y las tierras.

Me temo que los inversionistas y empresarios colombianos les seguirán los pasos.