diciembre 07, 2017

Soy castrochavista

Fabio Cardozo

Lo soy porque voté por el presidente Santos sin ser santista. Presidente descalificado por la mayoría de los colombianos porque logró hacer la paz con las Farc, asunto impensable apenas hace unos años. A Santos el país no lo quiere por haber hecho la paz.

Ningún otro tema de su polémica agenda de gobierno desató todos los demonios, como su apuesta por la paz que le valió, por lo demás, el reconocimiento internacional con otorgación del nobel.

Soy Castro-Chavista porque estoy convencido de la responsabilidad mayúscula de algunos civiles, empresarios, industriales y servidores públicos en la guerra. ¿Al servicio de quién estaban los ejércitos paramilitares cuando despojaron millones de hectáreas de tierras a los campesinos? Hoy en manos de terratenientes criminales luego de la refrendación venal del notariado.

Tan responsables son los civiles en esta guerra que hoy purgan cárcel los llamados parapolíticos, que podrían beneficiarse eventualmente del fallo de la Corte Constitucional que eximió a los civiles, como ellos, de toda responsabilidad.

Soy Castro-Chavista, porque creo en la necesidad de una reforma agraria, más allá de la devolución de las tierras despojadas en la guerra; porque pienso que en la implementación del acuerdo de paz pactado está la ruta para la reivindicación del campo y el comienzo de una apertura política necesaria.

Soy Castro-Chavista porque no trago entero, porque no soy vago, medio vago digamos, y, me gusta García Márquez con su mito de las bananeras, porque no odio a las Farc ni a los uribistas, porque me gusta la democracia, no la que tenemos, que es entre poquitos. Porque seguiré votando por la paz.