febrero 16, 2018

Cristina Muñoz, una emprendedora a la que le costó aprender y emprender

Ser mujer, mamá y empresaria sí es posible

Cristina Muñoz, mamá, mujer y emprendedora apasionada por los tres papeles, se desempeñó durante más de 20 años en cargos de alta gerencia, tanto en empresas nacionales como internacionales, pero cuando se convirtió en madre decidió lanzarse al mundo del emprendimiento y organizar así su propia empresa.

Sin embargo, su idea de pasar mayor tiempo con la familia se desdibujó, pues asegura que “un emprendedor nunca se desconecta”. “Tomé la decisión de montar mi propio negocio hace 7 años para tener más tiempo en familia, y como mujer, pero te das cuenta que cuando montas tu propio negocio no hay tiempo.

Las 24 horas del día, los 7 días de la semana estás pensando en el negocio, a diferencia de un empleado que trabaja ciertas horas y llega a su casa y puede desconectarse. Un emprendedor jamás se desconecta y debe ir a reuniones el sábado o el domingo sin problema, y siempre tiene que estar dispuesto porque de ti depende tu negocio”.

Pero, ¿de dónde surgió esta idea de emprendimiento?
Según Cristina, la idea surge al notar la falta de proveedores que le ofrecieran, con garantía, un porcentaje de aumento real en las ventas, lo cual era su único fin en esa etapa como empleada. “Tristemente pocas veces encontré proveedores que entendieran que lo único que yo necesitaba era que mi marca vendiera más, que pudiera sentarme frente a una junta directiva y mostrar números en crecimiento. Fue ahí cuando decidí que iba a salir a hacerlo. Dije “voy a salir a la calle a decirle a la gente que puedo ayudarle a que sus marcas vendan más””, aseguró.

Es cuando nace Rethinking, una agencia de mercadeo con una propuesta de valor agregado: repensar los negocios desde el punto de vista de los usuarios, es decir de afuera hacia adentro. De acuerdo con Muñoz, “en Rethinking lo que hacemos es averiguar qué mercado hace la marca, qué quiere el mercado, qué busca, cuál es la necesidad para repensar marcas y productos o ideas. Nuestra propuesta de valor es que aseguramos un incremento del 20% siempre y cuando se siga la metodología que tenemos; si seguimos paso a paso nuestra metodología el resultado es espectacular. Hemos trabajado con marcas muy grandes internacionales y también con pequeñas, desde cero, como por ejemplo Cosechas, pero también tenemos clientes como Carulla Sura, Biomax, Fallabela y Éxito”.

Los obstáculos para emprender
Sin embargo, el tiempo no ha sido el único “pero” en esta labor de emprendimiento pues, según la experiencia con Rethinking, “el mayor obstáculo que te encuentras cuando empiezas a ser emprendedor es que el país no apoya a los emprendedores, porque los impuestos son muy altos y cerca del 50% de tus supuestas ganancias se van para el Gobierno”.

A esto, debemos sumarle la falta de experiencia contable, tributaria o legal respecto a la conformación de empresa, el reconocimiento de deberes y derechos como empresarios y no dejar de lado la lucha para abrir mercado y sobre todo permanecer en él, puesto que las grandes empresas, prefieren grandes y tradicionales agencias, por lo que “tienes que luchar y luchar mucho para poder entrar y mostrar que te entregas y que estás dispuesto a dar, todo por hacer el mejor trabajo para poder permanecer con ese cliente”, asegura Muñoz.