diciembre 16, 2016

Puja en el Centro Democrático por Senado del Valle

Por Mauricio Ríos Giraldo

Al interior del Centro Democrático habrá una puja -o, mejor dicho, ya empezó- entre los actuales senadores de la colectividad y otras figuras que han llegado al partido y que aspiran al Senado.

Si bien en la lista hay espacio para todos – 102 renglones-, como nuevamente será cerrada, los cupos más apetecidos son los 20
primeros, que son las curules que obtuvo la colectividad en el Senado en las elecciones de 2014.

Hasta el momento, según fuentes del Centro Democrático, todo indica que a los senadores que busquen la reelección se les respetaría la posición que tuvieron en la lista en las pasadas elecciones.

Y si bien no todos los senadores del uribismo buscarán la reelección, sí lo hará la gran mayoría y quienes no se postulen de nuevo, buscarán que en su lugar vaya alguien de su confianza.

En el caso del Valle del Cauca es muy posible que Susana Correa, la única senadora de este partido en el departamento, busque la reelección.

Al preguntarle si aspirará a un nuevo periodo, la Congresista dijo: “por ahora sí”. Sin embargo, Christian Garcés, quien tuvo el respaldo de la colectividad como candidato a la Gobernación del Valle del Cauca y se afilió oficialmente al Centro Democrático en febrero pasado también tiene planes de lanzarse al Senado de la República.

¿Habría cupo en los primeros renglones de la lista del Centro Democrático al Senado para dos candidatos
del Valle del Cauca? Difícil.

Fuentes del uribismo dijeron a Graffiti que Susana Correa tiene asegurada la misma posición -quinto renglón- que ocupó en 2014, pues como senadora y la persona políticamente más cercana al expresidente Álvaro Uribe en el Valle es considerada la jefe natural de la colectividad en el departamento.

Sin embargo, del lado de Christian Garcés consideran que los 357 mil votos que el exdiputado obtuvo como candidato a la Gobernación del Valle son mérito suficiente para que esté en una buena posición en la lista al Senado.

Este tema ya ha generado un antagonismo entre Correa y Garcés y los amigos de ambos, de un lado consideran que él debe “hacer fila”, porque es nuevo en el partido, y del otro creen que a él se le debería abrir también un espacio en la lista al Senado, porque podría aportar votos frescos. Por este tema, hay una especie de guerra fría en el Centro Democrático.

En las listas de Cámara parece que no habrá este tipo de problemas, pues hasta el momento la decisión del uribismo es que serán abiertas en todo el país.

En el caso de Senado, aunque en algún momento se ha hablado de la posibilidad de que la lista sea abierta, se llegó a la conclusión de que el éxito de la misma es que sea cerrada, pues le garantiza el control al expresidente Uribe y evita que surjan feudos internos, como ocurre en los partidos tradicionales.
***